Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un año de cárcel para un mosso que voló los testículos de un sospechoso

Un año de cárcel para un Mosso que voló los testículos de un sospechosoGtres

Un Mosso d'Esquadra ha sido condenado a un año de prisión y otro de suspensión de empleo y suelo por lanzar una granada aturdidora a los genitales de un sospechoso, y debe indemnizarle con 168.000 euros por destruirle el testículo izquierdo y parte del derecho.

El hecho sucedió en 2008 cuando se le encagó al GEI (grupo especial de intervención) acudir a una operación para detener a dos sospechosos de extorsionar a personas para cobrar deudas de un tercero.
Los sospechosos conocían bastante bien las técnicas de artes marciales y poseían dos perros de raza peligrosa, por ello, el oficial de la operación le indicó que utilizase una granada aturdidora en caso de que fuese necesario.
Este tipo de dispositivo causa desorientación y pérdida temporal de la audición y del equilibrio cuando son detonadas cerca de una persona. 
Cuando José Antonio Coscolín Mellado se negó a salir de su coche, el agente lanzó una granada hacia sus piernas, alegando que "temía que el vehículo embistiese la furgoneta policial". Coscolín, que en ese momento no se pudo levantar, recibió de lleno el impacto, volándole el testículo izquierdo y parte del derecho, y dejándole estéril.
Según el tribunal Supremo, el mosso infringió "las normas de cuidado más elementales" al lanzar el artefacto sobre el regazo de la víctima en un espacio de dimensiones muy reducidas,