Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocho de cada diez catalanes creen que la corrupción en Cataluña es un problema grave

Ocho de cada diez catalanes (el 82,6%) consideran que la corrupción en Cataluña es un problema muy o bastante grave, mientras que el 12% cree que lo es poco, el 3,3 nada y el 2,1% no sabe o no contesta, según el barómetro 2016 de la Oficina Antifraude de Catalunya (Oac) sobre la percepción de la corrupción.
Son datos de la encuesta 'La corrupción en Cataluña: percepciones y actitudes' presentada este martes en rueda de prensa por el director de la Oac, Miguel Ángel Gimeno, en base a una muestra obtenida en 850 llamadas telefónicas hechas entre el 17 y el 25 de octubre de 2016.
Este 82,6% de los encuestados que creen que la corrupción en Cataluña es un problema grave o bastante grave --que lo es grave lo cree el 38,5% y que es bastante el 44,1%-- representa un ligero descenso respecto al barómetro de 2014 --la encuesta se hace cada dos años desde 2010-- cuando la cifra era del 88,9%.
Gimeno ha explicado que pueden ser muchos los motivos de que baje ligeramente esta percepción y ha mencionado el posible cansancio de la población y que los casos que han aparecido en los últimos meses más que nuevos son ramificaciones de otros anteriores; no obstante, ha matizado que el descenso es "muy leve" y siguen siendo datos muy preocupantes.
Además, el 74% de la población cree que actualmente en Cataluña hay mucha o bastante corrupción y un 22,5% valora que hay poca o ninguna, lo que también refleja un ligero descenso ya que en el barómetro anterior los que creían que había mucha o bastante era el 82,3%.
El 24,6% concluyen que en los últimos años la corrupción en Cataluña ha aumentado, un 24,1% que ha disminuido y un 36,1% que se ha mantenido, mientras que en 2012 los que creían que había aumentado eran el 60,8% y en 2014 el 53,5%.
PARTIDOS POLÍTICOS
Respecto, a los partidos políticos en Cataluña, el 48,1% de los catalanes consideran se financian ilegalmente, mientras que el 32,4% creen que no y el 19,5% no saben o no contestan, según el barómetro, lo que es un ligero descenso respecto ya que en 2014 los que creían que se financian ilegalmente era del 55%.
Relacionado con la financiación de las formaciones políticas, el director de Antifraude ha explicado que mantienen abierta una investigación abierta sobre decenas de fundaciones vinculadas a partidos, pero ha reconocido que se encuentran "bastantes dificultades" para analizarlas por la estructura de estas entidades, aunque ha asegurado que siguen trabajando en este campo.
PANORAMA "PREOCUPANTE"
Ante este "panorama preocupante", la Oficina Antifrau ha pedido más implicación y compromiso por parte de los responsables políticos en la lucha contra la corrupción y una reacción más contundente de instituciones y partidos ante indicios que afecten a cargos públicos.
Gimeno también ve urgente y necesario reformar las dinámicas de los partidos y de las formas de financiación de las formaciones de acuerdo de las recomendaciones del Grupo de Estados Contra la Corrupción (Greco).
CONCEPCIÓN DE LA CORRUPCIÓN
El 14,6% de los encuestados acepta que un alto cargo admita como regalo una caja de vino de una empresa y un 12,9% ve aceptable que una personas que trabaje en el sistema sanitario público ayude a un familiar a saltarse la lista de espera.
Ante esta concepción de la corrupción, Gimeno ha advertido de que la necesidad de que la ciudadanía no acepte la corrupción ni en sus prácticas menos agresivas: "No debe haber un nivel de corrupción que se pueda tolerar y otro que no porque esto lo que provoca es que la tolerancia cada vez se amplíe más".