Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cardenal Carlos Osoro sobre refugiados: "Las puertas nunca se pueden cerrar a nadie"

El arzobispo de Madrid y reciente cardenal, el cántabro Carlos Osoro, ve "deseos" y "esfuerzos" de los países europeos de solucionar la crisis de los refugiados y defiende que "las puertas nunca se pueden cerrar a nadie".
"Otra cosa es cómo tenga que entrar", ha puntualizado Osoro al ser cuestionado, en una entrevista en RNE Cantabria, recogida por Europa Press, acerca de su opinión sobre la manera en que está gestionando Europa la llegada masiva de refugiados.
Osoro, que recibió el pasado 19 de noviembre la birreta cardenalicia de manos del Papa Francisco de manos del Papa Francisco y presidió ayer, sábado en la Catedral de Santander una misa de acción de gracias, ha opinado que para los países "a veces no es fácil conjugar las necesidades imperiosas de la gente que está llamando a la puerta y que necesita un lugar" y la "convivencia en el lugar de origen". "Pero esfuerzos se están haciendo", ha opinado.
El recientemente creado cardenal, que este domingo ha oficiado una eucaristía en la parroquia de la Asunción de Torrelavega --que es la única que ha tenido en su vida sacerdotal, según la Diócesis--, ha defendido la postura de la Iglesia y del Papa sobre esta cuestión es la del Evangelio. "La Iglesia está haciendo lo que nos dijo Jesús: Amaos como yo os he amado. No puede poner fronteras la Iglesia", ha aseverado.
Monseñor Osoro ha pedido que los refugiados puedan entrar "con la dignidad que todo ser humano se merece". "Todo ser humano, por el hecho de ser imagen y semejanza de Dios tiene derecho a pisar un suelo, a tener suelo, a tener un lugar donde situarse, donde permanecer, donde realizarse como persona y todos tenemos obligación de hacer que esto suceda", ha señalado el cardenal.
Y es que, a su juicio, si en una sociedad "esto no se da" es que "algo está funcionando mal". "Alguna enfermedad tiene esa sociedad y ese mundo", ha opinado.
Para solucionar esa enfermedad, Osoro ha defendido que la presencia de Jesuscristo es "curativa en la existencia de todo ser humano y también de la sociedad y también de los que dirigen". "Nos hace mirar a los demás, no como enemigos o como alguien que me estorba sino como un hermano al cual yo necesito buscarle un lugar", ha defendido.
PIDE TENER "PRESENTE" A DIOS
Al igual que el Papa Francisco y el Papa Benedicto XVI, Osoro considera que el "problema real" en el mundo no es la crisis económica sino una "antropológica". "No hay un retrato del ser humano", ha alertado.
Ante esta crisis, Osoro aboga por que el ser humano tenga "presente" a Dios. "Que no es imponérselo a nadie pero sí tenerlo presente. Dios es un dios que no estorba, es el que más libertad nos da", ha reivindicado.
A su juicio, Dios es quien "más respeta" al hombre y por eso Osoro reivindica que se ponga "en el centro" a quien respeta al hombre para que éstos sean "capaces de respetar a los demás".