Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una avería como la del avión del Príncipe "puede ocurrir en cualquier momento"

Se avería el avión del PríncipeEFE

El director técnico de la Asociación Europea de Pilotos, Álvaro Garmikia, ha asegurado este lunes que una avería como la que sufrió el domingo el avión en el que el Príncipe de Asturias viajaba a Honduras "puede ocurrir en cualquier momento" incluso en un avión "que siga un programa de mantenimiento adecuado".

Álvaro Garmikia ha señalado que hay averías que "es razonablemente lógico que que puedan suceder de vez en cuando" y ha reconocido que las averías relacionadas con señales eléctricas son más complicadas que detectar que, por ejemplo, un fallo hidráulico o neumático, porque el fallo puede darse "de forma no continua". Además, ha puntualizado, en declaraciones a la Cope, que una avería de una "señal eléctrica" no implica necesariamente un fallo "del sistema eléctrico".
Además, ha añadido que es algo que puede ocurrir "incluso en aviones nuevos". Según ha explicado, los aviones comerciales --como es éste, un Airbus A-310 aunque está operado por la Fuerza Aárea-- están diseñados para ser operados durante muchos años y "lo importante no es la edad sino que el mantenimiento se haga de forma adecuada". De hecho, ha explicado que, gracias al mantenimiento, en un avión de 40 años pocas de sus piezas tienen esa edad.
Garmikia ha explicado además que, aunque en este caso "aumenta mucho la tensión" al tratarse del avión "de transporte VIP" de las Fuerzas Armadas, en las líneas aéreas puede darse algún caso de aviones que tengan un "historial mayor de averías" por un "fallo que cuesta diagnosticar" pero que "no tiene ningún impacto en la seguridad".
De hecho, ha remarcado que los sistemas del avión "son redundantes" y que lo que sucede es que la tripulación sigue "protocolos de seguridad muy estrictos para garantizar que aunque el fallo se materialice no tiene impacto en la seguridad".
El avión en el que Don Felipe ha viajado a Honduras para la toma de posesión del nuevo presidente ha permanecido en tierra siete horas en República Dominicana, adonde regresó después de una escala técnica porque se encendió un sensor que indicaba una incidencia en el aceite del motor.
El avión volvió a despegar después de que los técnicos comprobasen que no había avería alguna y que el fallo se debía al circuito eléctrico del sensor.
El pasado 25 de noviembre Don Felipe ya tuvo que suspender una visita oficial a Brasil después de que este mismo Airbus sufriera una avería que le impidió despegar del aeropuerto de Torrejón de Ardoz.