Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La juez del caso del ascensor señalará responsabilidades sobre la "muerte accidental" de los jovenes tras los atestados

La Policía Judicial elaborará un informe técnico con un ingeniero que avale las pesquisas de los agentes de Científica
La juez de instrucción número 23 de Madrid, Isabel Garaizabal Ariza, determinará en su investigación si hay responsabilidades en la "muerte accidental" de dos jóvenes de 17 años tras caer al vacío por el hueco de un ascensor una vez que tenga los atestados de la Policía Científica y Judicial, han informado a Europa Press fuentes jurídicas.
Según fuentes próximas al juzgado, la trágica muerte de los chavales fue "accidental", algo que tendrán que avalar las pesquisas de la Policía Judicial y Científica. La primera tendrá que elaborar un informe técnico con un ingeniero que avale las pesquisas de los agentes de Científica, encargados de recopilar pruebas y buscar indicios.
Según las investigaciones policiales, el siniestro se produjo al ceder una de las paredes de cristal del elevador, lo que provocó la caída desde un noveno piso. Se investiga por qué cedió la mampara, que pudo ser por un problema de sujeción por la silicona.
Las mismas fuentes han indicado que la investigación del caso al ser accidental la lleva la Policía, quien tiene que determinar qué pasó en el ascensor para que los chicos cayeran por el hueco. Con los atestados ya en el juzgado, la juez iniciará la instrucción para dirimir posibles responsabilidades.
La empresa encargada del mantenimiento del ascensor, Thyssenkrupp Elevadores, revisa el ascensor siniestrado desde 2006. El elevador, fabricado por la empresa Silves, funciona desde 1975, según consta en la Dirección General de Industria de la Comunidad de Madrid. Desde 2016 no se habían realizado reformas, pero sí mejoras en los componentes electrónicos de seguridad.
En la reforma de 2016 no se tocó la cabina y se realizó para colocar una parada más, en el ático. En esta parada, fue donde se subieron los jóvenes.
SU PÉSAME A LAS FAMILIAS
Thyssenkrupp ha lamentado "profundamente" lo sucedido y ha querido trasladar "su más sentido pésame" y todo su apoyo a las familias y amigos de los fallecidos.
La compañía ha querido ofrecer la máxima colaboración a la Dirección General de Industria de la Comunidad de Madrid para una inspección técnica que esclarezca los hechos en el menor plazo de tiempo posible.
Como ya ha constatado la Comunidad de Madrid, el elevador pasó la última Inspección Periódica Obligatoria (IPO) el pasado agosto de 2015 a través de un Organismo Control Autorizado (OCA) independiente, cumpliendo con la reglamentación vigente para continuar su funcionamiento.
Asimismo, el elevador ha estado sometido a los mantenimientos mensuales pertinentes por parte de la compañía, habiéndose realizado la última revisión el pasado mes de abril.
La Compañía colaborará estrechamente con la Policía para la investigación y pone a su disposición toda la información y documentación disponibles.