Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La chica agredida en Murcia se reserva acciones legales contra quienes justifican la agresión

La joven de 19 años, L.G.C., que una brutal paliza el pasado fin de semana en Murcia a manos de una decena de encapuchados pertenecientes presuntamente a un grupo de extrema izquierda ha anunciado este jueves que se reserva las acciones legales que considere contra quienes están justificando la agresión en las redes sociales.
La joven de 19 años, L.G.C., que una brutal paliza el pasado fin de semana en Murcia a manos de una decena de encapuchados pertenecientes presuntamente a un grupo de extrema izquierda ha anunciado este jueves
que se reserva las acciones legales que considere contra quienes están justificando la agresión en las redes sociales.
Así, ha reconocido que durante una etapa anterior de su vida incurrió en "errores de adolescencia" y en "comportamientos inadecuados" de los que está "totalmente arrepentida".
En este sentido, ha mostrado su "repudio" a "cualquier tipo de violencia" y, en especial, aquella que "cualquier persona o grupo" "pudiera pretender hacer" en su nombre, según lo ha expresado en una carta manuscrita fechada este mismo jueves y remitida por su abogado, Pedro López Graña, a los medios de comunicación.
La joven, que se presenta como la chica víctima de una paliza por parte de 12 a 15 personas la madrugada del pasado domingo, 22 de enero, a las puertas de un local de Murcia, considera que la agresión que ella ha sufrido "no puede justificar ninguna violencia contra otras personas".
"Considero que soy una persona con sentimientos patriotas", destaca la joven, quien añade que "hay quienes podrían considerarlos políticamente incorrectos, pero entiendo que dichos sentimientos no pueden justificar ninguna actuación violenta ni por quienes se sientan como yo, ni por quienes estén alejados de mis ideas".
La joven dice sentirse en la necesidad de recordar que es la "víctima de una agresión", por lo que ha reclamado "el respeto que merece cualquier persona" en sus circunstancias. "Debo afirmar que no me reconozco en la imagen que se está dando de mí", afirma la joven.
Además de los "golpes" en su cuerpo, la joven dice estar sufriendo "una humillación moral". En concreto, dice sentirse "muy agobiada, difamada y acosada".
"A las personas que me han agredido no les deseo otro mal que las consecuencias legales que les correspondan", señala la víctima, quien se reserva las "acciones legales contra quienes están justificando la agresión" que ha sufrido y "fomentando el odio hacia" ella y hacia las personas que "piensan" como ella.