Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los acusados en libertad por la agresión de Alsasua reciben el apoyo de vecinos del pueblo

Una cuarentena de allegados aplaude su llegada desde un parque infantil cercano a la Audiencia Nacional
Los cuatro acusados por la agresión de dos guardia civiles en Alsasua que se encuentran en libertad han llegado este miércoles a la Audiencia Nacional acompañados por los aplausos de una cuarentena de vecinos de la localidad navarra.
Las dos mujeres a las que se atribuye un delito de lesiones terroristas y que quedaron este lunes en libertad con comparecencias dos días a la semana --Edurne Martínez y Ainara Urquijo-- y las otras dos personas que se presentaron de forma voluntaria en las dependencias judiciales, Adur Ramírez y Aritz Urdangarin, han acudido a las dependencias policiales para participar en una rueda de reconocimiento.
El teniente y el sargento de la Guardia Civil agredidos en un local por un grupo de unas 40 personas tratarán de identificar a sus agresores. Para este careo, en el que también participarán los seis presuntos agresores enviados a prisión, la Policía ha desplazado hasta la Audiencia Nacional a varios presos mientras que las defensas han aportado personas elegidas por ellos, de similares rasgos físicos.
Los vecinos, familiares y amigos aguardan el término del reconocimiento en un parque infantil cercano. La juez instructora Carmen Lamela tiene, además, previsto tomar declaración a los dos agentes y sus parejas, además de a los dos acusados que quedan pendientes.
También han mostrado su apoyo a los imputados los diputados de EH Bildu Marian Beitialarrangoita y Oskar Matute. En declaraciones a los medios éste último ha calificado la causa como "desproporcionada y bestial" y ha asegurado que se ha convertido una "trifulca de bar" en un delito terrorista por interés político.