Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El acusado de financiar a las FARC dice que el dinero conseguido era para la manutención de sus hijas

El fiscal pide cinco años de prisión y una multa de seis millones de euros
El ciudadano colombiano acusado de blanqueo de capitales procedentes de tráfico de drogas para financiar la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ha asegurado este jueves ante el tribunal de la Audiencia Nacional que el dinero que él consiguió era para la manutención de su familia.
Francisco Camargo Ramírez, para el que la Fiscalía pide cinco años de prisión y multa de seis millones de euros, ha explicado en el juicio que era el propietario de una empresa de importaciones y exportaciones de productos latinos.
El escrito de calificación del Ministerio Público, y así lo ha ratificado el instructor de la 'operación Espejo' que ha dado lugar a este procedimiento, se trataba de una red de siete organizaciones dedicadas al narcotráfico y blanqueo de capitales, liderada por la procesada Jenny Alexandra Fasce Schumacker. Ya han sido juzgados 45 de sus miembros.
En este sentido, ha dicho que sólo conocía a José Joaquín Marín Guevara porque era su "compadre" y, según ha indicado, el acusado fue el padrino de sus hijos. El escrito de la Fiscalía señala que el Camargo Ramírez contactó en marzo de 2009 con Marín Guevara y después se desplazó al domicilio del primero para "recoger un paquete con una cantidad de dinero indeterminada procedente del tráfico de drogas".
Un mes después, Camargo Ramírez viajó a Colombia vía Venezuela, desde donde llamó por teléfono a su mujer, María Ruth Sánchez Díaz --juzgada y absuelta por estos hechos-- para que procediera a efectuar una entrega de dinero en una cantidad indeterminada entre los 1.000 y los 2.000 euros que ella recogió tras establecer "los contactos necesarios" con las personas que le indicó su marido.
NIEGA HABER DADO INSTRUCCIONES A SU MUJER
Sobre esto, Camargo Ramírez ha negado que diese instrucciones a su mujer: "Era para la manutención de las niñas, para las obligaciones de la casa (...) Es imposible que haya dado una instrucción de este tipo", ha aseverado, al mismo tiempo que ha precisado que casi siempre llamaba a Colombia para saber de sus hijas.
Sin embargo, el fiscal Daniel Campos, que ha elevado su escrito de calificación a definitiva, ha dado poca credibilidad a esta versión y ha manifestado que de las conversaciones telefónicas --con "lenguaje críptico y no expresivo", ha apuntado-- que se han escuchado en la vista oral se percibe que Camargo Ramírez llamaba a su mujer para "facilitar direcciones, datos" y no para "interesarse" por las menores.
Por su parte, el instructor, que ha declarado como testigo, ha apostillado que el acusado, conocido como 'Mario', era quién "orquestaba" las operaciones de narcotráfico y blanqueo simulando la relación laboral de extranjeros que transferían cantidades de dinero a sus familias, cuando en "verdad remitían a Colombia y Ecuador los beneficios que obtenían de drogas". El acusado simplemente ha apostillado que en Colombia algunas personas le llamaban Mario porque le confundían con su cuñado.