Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La acusación popular reprocha a CDC "falsear los fundamentos de la democracia"

Osàcar no se quedó "ni un céntimo" pero perfeccionó el presunto cobro de comisiones
La acusación popular en el juicio del caso Palau ha reprochado a CDC "falsear los fundamentos de la democracia" al supuestamente financiarse ilegalmente con el cobro de comisiones ilegales de Ferrovial a través de la institución a cambio de la concesión de obras públicas.
En su informe final este miércoles, el abogado de la Federació d'Associacions de Veïns de Barcelona (Favb), Àlex Solà, que ejerce de acusación popular, ha considerado que el extesorero de CDC acusado, Daniel Osàcar, perfeccionó el sistema de cobro de comisiones supuestamente practicado por su antecesor, el fallecido Carles Torrent.
Àlex Solà cree que "Osàcar no es Bárcenas" --extesorero del PP-- porque no consta que se haya quedado ni un céntimo --ha dicho literalmente--, pero considera aún más grave el trasvase de dinero al partido, lo que a su juicio falsea los fundamentos de la democracia.
Ha cargado contra "la posición cambiante de veleta" que, por cuestiones políticas, tomaron tanto el Consorci del Palau de la Música -formado por Ayuntamiento de Barcelona, Generalitat y Ministerio de Cultura-- como la Diputación de Barcelona respecto a la presunta financiación ilícita de CDC, y ha aprovechado para elogiar a la acusación popular como último resorte para no defraudar la confianza ciudadana, en sus palabras.
Solà ha dicho que, tras la victoria de CiU en las autonómicas de 2010, cambiaron las posiciones de ambas instituciones en este proceso, iniciado en verano de 2009 con el registro del Palau: la Diputación se retiró del caso en 2015 bajo la Presidencia de Salvador Esteve, y el Consorcio dejó de acusar al partido del presunto cobro ilegal de comisiones y se limitó a señalar el expolio del Palau.
FALTA DE CONTROL
Para el abogado, el saqueo del Palau de la Música fue posible porque fallaron todos los sistemas de control, permitiendo la impunidad y la "omertá", y ha añadido que en el banquillo de los acusados no están todos los responsables.
Sostiene que el expresidente del Palau Fèlix Millet y su mano derecha, Jordi Montull, saquearon la institución "prevaliéndose del prestigio de la entidad" y de la confianza gracias a la falta de control del resto de miembros de las entidades que conformaban el Palau y de los auditores.
CRÍTICAS A MARIONA CARULLA
Considera que el expolio lo hicieron "un patricio sinvergüenza y sus secuaces" y que prácticamente nada ha cambiado porque la presidencia sigue ocupada por la misma persona, en alusión a Mariona Carulla.
"Era la vicepresidenta cuando ocurrieron los hechos ante sus ojos sin que tuviera voluntad o capacidad para descubrirlos", ha valorado Àlex Solà en referencia a ella.
Además, ha dicho que faltan gran cantidad de responsables criminales cuya identidad no se ha podido determinar o cuyos delitos han prescrito: "En el banquillo no están todos los que son".