Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abogado de CDC alaba el "acto de contrición" del partido al disolverse

Lo considera "caso único en la historia de la democracia española"
El abogado de CDC, Xavier Melero, ha destacado este viernes, en el juicio del caso Palau, el caso único en la democracia española que supone la desaparición del partido tras ser investigado por presunto cobro de comisiones a través del Palau de la Música, y lo valora como un "acto de contrición" si efectivamente fuese el motivo.
En la presentación del informe final en la última sesión del juicio, Melero ha afirmado: "No sé si la desaparición de CDC como sujeto político tiene algo que ver con las responsabilidades que se pueden derivar de este procedimiento, pero, si es así, sería un caso único en la historia de la democracia española que alguien haga acto de contrición o examen de conciencia".
Ha dicho que el partido ha estado presente en todos los hitos de la transición y democracia española, y ha admitido que ha tenido sus errores y defectos, pero "esta fragilidad y el nivel de conciencia es coherente" con mucha gente honorable de CDC.
En este sentido, ha opinado que conoce a mucha gente del partido "honorable e intachable y que no merece que posibles errores de la formación incidan en su buena fe y su reputación".
Ha resaltado la "sensibilidad" de CDC al hacer lo que ha denominado un ejercicio de reflexión de su propia responsabilidad de marca al verse incluido en este procedimiento por un presunto caso de tráfico de influencias.
Ha explicado que la formación política CDC existe, pero solo en un plano jurídico como titular de inmuebles y con mínima estructura administrativa, "no como sujeto político", tras su refundación en el PDeCAT.
El que también es abogado del extesorero de CDC Daniel Osàcar --acusado en este juicio-- ha destacado que el partido haya sido capaz, al verse afectado en este caso, de su "anulación política y de su imagen pública consolidada durante más de 30 años".
OTROS "HAN TIRADO DE PLASMA"
Ha contrapuesto la actitud de CDC a la de otros partidos también envueltos en procesos judiciales por causas de presunta corrupción y financiación ilegal: "Unos han tirado de plasma y otros han tirado de olvido, pero allí están y allí continúan estando".
CDC está en este procedimiento como beneficiado por un delito de tráfico de influencias al haber recibido presuntamente 6,6 millones de euros de comisiones ilícitas satisfechas por Ferrovial a través del Palau de la Música.
Para el abogado, que niega que se haya producido este delito, en cualquier caso si el tribunal asumiera esta tesis de la Fiscalía, la cantidad que se les podría reclamar ascendería a 2,4 millones.