Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Wert considera "irrelevante" que España tenga la generación más preparada de su historia

El ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert y la titular de Fomento, Ana PastorEfe

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha asegurado en el Senado que el hecho de que España tenga en la actualidad la generación más preparada de su historia es "irrelevante", durante su comparecencia, ante la Comisión de Educación para explicar el proyecto de Ley de Mejora de la Calidad de la Educación (LOMCE).

"Nos gusta, a veces, recrearnos en que tenemos a la generación más preparada de la historia, pero es irrelevante --ha recalcado--. Esa no es la herramienta de comparación o el instrumento de medida. Hay que compararse con el entorno con el que van a competir los jóvenes españoles. Tenemos que considerar como una obligación mejorar una situación con un perfil tan dramático".
Además, ha definido la educación como "el motor más importante de las economías y las sociedades" porque es "la nueva riqueza de las naciones". En este sentido, ha subrayado que la riqueza radica en "la cantidad de talento político" y que en el proceso educativo "se juega la suerte de una sociedad como cuerpo político y conjunto económico, se juega el progreso y la equidad, así como el lugar que va a ocupar en la economía de la globalización".
MOTOR DE CRECIMIENTO
"La educación es el motor más potente de crecimiento económico y de crecimiento sostenible y equitativo e integrador --ha insistido--. Estimular el rendimiento produce ingentes beneficios sociales, mejora el espíritu colectivo, algo de lo que estamos tan necesitados en nuestra sociedad: volver a creer en nosotros mismos".
Así, ha asegurado que la LOMCE busca, en última instancia que España ocupe un lugar de privilegio en esta escalera de valor a través de una "mejora determinante de su situación educativa". Para ello, ha explicado que la reforma se centra en cinco pilares fundamentales y también ha advertido de que ninguna reforma educativa tiene resultados inmediatos.
El primer pilar es, según ha dicho, la garantía del derecho a la educación y la permanencia del alumno en el sistema. Wert ha subrayado que una cuarta parte de los jóvenes sale del sistema sin las herramientas mínimas para desenvolverse de una forma "mínimamente digna", para poder adquirir siquiera la condición de adultos.
FRACASO COLECTIVO
"Es un fracaso colectivo. No se puede achacar ni a un marco normativo deficiente ni sólo a una gestión deficiente, ni solo a los actores. Es un fracaso de toda la sociedad. no hay que diluir las culpas. Lo importante es coincidir en que esta es una situación insostenible", ha reconocido.
El segundo pilar, tal y como ha relatado, es la flexibilidad del sistema, entendida como la posibilidad de transitar por una vía alternativa dignificada a la vía académica convencional, para elegir el itinerario en función de los intereses y necesidades de los alumnos Nuestro sistema educativo se encuentra entre los más equitativos del mundo. A juicio de Wert, el factor más importante que explica el abandono escolar temprano es la "falta de atractivo de la formación técnico profesional".
Mientras, ha apuntado que el tercer pilar se centra en la competencia de los centros y una mayor autonomía, que exige también una mayor exigencia de rendición de cuentas y responsabilidad. No obstante, ha precisado también que los docentes "no son los dueños del proceso educativo y, por ello, es necesario crear cauces de participación porque la Educación es "un proyecto de país en el que toda la sociedad debe participar".
El cuarto pilar, según ha explicado, son las evaluaciones, para garantizar unos mínimos de homogeneidad que sean comunes a todo el sistema. "Esto no tiene nada que ver con la imputación de ser una reforma recentralizadora. No lo es. El espacio de maniobra que se da a las comunidades autónomas no es inferior a la anterior. Pero sí queremos cierta homogeneidad", ha añadido.
Por último, ha definido el quinto pilar como el equilibrio, porque es "una reforma orientada a los restos del siglo XXI, un sistema educativo que apunte a corrección de las debilidades del sistema y a los casos de éxito internacionales".