Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión provisional para el dueño de Vitaldent y otros tres directivos

La titular del Juzgado de Instrucción número dos de Majadahonda ha decretado la prisión incondicional para el presidente de Vitaldent, Ernesto Colman, así como para el vicepresidente, Bartolo Conte y otros miembros de la 'cúpula', Javier Arteaga y Nicolás Sissini.

Así lo ha decretado el juez en un auto dictado tras la comparecencia de los detenidos este martes y a instancias de lo solicitado por la Fiscalía, han precisado fuentes jurídicas. El presidente de Vitaldent se ha acogido a su derecho de no declarar.
Además, las acusaciones particulares han solicitado al magistrado que nombre un administrador de la empresa para dar continuidad a la gestión de las clínicas.
El primero de los cuatro en declarar ha sido Nicolás Sassini, el abogado de las clínicas, y tras él ha sido el turno del vicepresidente de la marca, Bartolo Conte. En tercer lugar ha prestado declaración J. Arteaga. Los tres han respondido a las preguntas planteadas por el fiscal anticorrupción José Grinda. El único que se ha acogido a su derecho a no declarar ha sido el presidente de las clínicas, Ernesto Colman.
A los mismos juzgados han sido trasladados en diferentes coches policiales el resto de los detenidos en la 'Operación Topolino', hasta 10 en total, que también declararán a lo largo de la jornada de este miércoles. En un principio fueron 13 los detenidos en dicha operación, sin embargo tres de ellos han sido puestos en libertad con cargos sin pasar a disposición policial.
Mientras, los cuatro primeros detenidos en prestar declaración -Conte, Colman, Arteaga y Sassini-- se encuentran a la espera de que la jueza dicte las medidas cautelares que adopta con ellos.
Los abogados de los franquiciados de las clínicas dentales Vitaldent han afirmado antes de la declaración de los detenidos que sus clientes estaban sujetos a un sistema de franquicias "salvaje" en el que el 98 por ciento de las cláusulas de los contratos eran penales, es decir, "se castigaba todo sin ningún tipo de contraprestación".
La Fiscalía Anticorrupción había pedido prisión provisional sin fianza para el dueño de Vitaldent y los otros tres detenidos tras ser arrestados en el marco de la 'operación Topolino' contra el fraude fiscal y el blanqueo de capitales,
La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional desplegó este martes la operación ante la sospecha de que el propietario de la cadena especializada en salud dental estaba exigiendo a sus franquiciados que le pagasen el 10 por ciento de lo acordado en metálico. Los investigadores cifran el fraude en torno a los 10 millones de euros.
17,25 millones anuales que ocultaba a Hacienda
En el auto en el que envía a prisión a estos seis directivos, la magistrada recoge un informe de la UDEF en el que se estima que cada una de las 146 clínicas propias de Vitaldent pagaba un canon mensual de 10.000 euros a la trama.
En base a estos datos, concluye que la cúpula de la empresa recibía 17,25 millones anuales que ocultaba a la hacienda pública. En el mismo informe, además, se constatan transferencias a Luxemburgo desde junio de 2012 a julio de 2015.
Cada clínica debía entregar en 'B' la cantidad mensual elegida, debiendo entregar el 10 por ciento a la organización, para lo cual se estableció un sistema de recogida de dinero en efectivo y posteriormente fijar en 10.000 euros mensuales esta cantidad.
En total, en el operativo fueron arrestadas 13 personas en la Comunidad de Madrid y una en Torrevieja (Alicante) y se practicaron numerosos registros, en los que los agentes se incautaron de hasta 1,2 millones de euros en efectivo --400.000 euros en el domicilio del presidente, 100.000 en el despacho que compartían Conte y Sisinni, 66.000 euros en el de Javier Arteaga y 615.000 en el de su hermano Oscar--, así como un avión valorado en un millón de euros, 36 coches, varios de ellos de alta gama, y varias fincas.