Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vila: "Lo que me haría abandonar el Gobierno catalán sería ver que estamos al dictado de la CUP"

Dice que el Ejecutivo de Puigdemont dice que no tiene previsto que hará el día después de la fecha prevista para el referéndum
El conseller de Cultura de la Generalitat, Santi Vila, ha afirmado este lunes que dimitiría de su cargo si la CUP controlara las decisiones del Ejecutivo: "Lo que me haría, en un momento dado, abandonar el Gobierno catalán sería ver que estemos al dictado de la CUP".
Lo ha dicho en la conferencia-coloquio de Barcelona Tribuna organizada por 'La Vanguardia', Asociación Española de Directivos (AED) y Societat Econòmica Barcelonesa d'Amics del País al preguntársele por el conseller de Empresa, Jordi Baiget, que dijo que el Estado tiene fuerza para frenar el referéndum y que está dispuesto a ir a la cárcel pero no a perjudicar a su familia poniendo en riesgo su patrimonio.
Ante esa afirmación, Vila ha rehusado valorar un posible paso atrás "desde el punto de vista de parámetros económicos, patrimoniales o de riesgo", pero sí lo ha valorado el punto de vista político: si la acción del Govern se viera condicionada por la CUP o por extremismos populistas, ha subrayado durante su conferencia, titulada precisamente 'Política en tiempos de populismos'.
"COMPAÑEROS DE VIAJE INCÓMODOS"
Sobre los anticapitalistas, a quienes define como "compañeros de viaje incómodos", ha dicho que hubiera preferido repetir las elecciones al Parlament que depender de ellos para investir a un presidente tras el 27S, pero ha celebrado que no logren influir en la política socioeconómica de Cataluña, ya que no se ha modificado un solo concierto público-privado, según él.
Asimismo, ha lamentado que se acuse al PDeCAT de ser "blando" como actor en el proceso independentista, cuando es el único partido con miembros inhabilitados.
"Advertencias de que no nos comprometemos, las justas", y ha recordado que el expresidente Artur Mas y los exconsellers Francesc Homs, Irene Rigau y Joana Ortega han sido inhabilitados y multados por el 9N.
CÓMO EVITAR UN CHOQUE
El conseller ha asegurado que una llamada del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para negociar un referéndum en Cataluña "podría evitar el choque" entre ambas administraciones.
"No está escrito en ninguna parte que esto que nos pasa deba terminar en un conflicto", ha aseverado ante un público mayoritariamente empresarial en el que se encontraba la titular de Gobernación de la Generalitat, Meritxell Borràs, querellada por el proceso de compra de urnas por parte del Gobierno catalán.
Vila ha considerado que menospreciar el referéndum pone en riesgo el reconocimiento de Cataluña como nación, y ha apelado a la ciudadanía a participar en la votación prevista para el 1 de octubre para que finalmente tenga validez: "Más allá del resultado, si conseguimos una participación notable eso será inapelable".
"Tenemos una referencia, que es lo que pasó el 27S y el 9N. El 1 de octubre veremos si estamos mejor, peor o prácticamente igual", ha propuesto el conseller, a quien ha presentado el abogado y redactor de la Constitución Miquel Roca.
Vila considera inapelable e irrenunciable que los catalanes puedan decidir su futuro en un referéndum y ha expresado total fidelidad a Puigdemont, aunque reconoce que el Govern no ha previsto aún qué hará el día después, el 2 de octubre: "No lo sabemos".
TERCERA VÍA
Vila se considera "a la intemperie" por ser partidario de una tercera vía que pasa por pactar el referéndum con el Estado, aunque no percibe ninguna voluntad de dialogar por parte del Gobierno.
"¿Diálogo de qué? ¿Tenemos diálogo sobre la mesa? ¿Nos han dicho que Cataluña es una nación? ¿Hay algún indicio de que alguien pagará toda la deuda reconocida por ley?", por lo que ha insistido en su deber de permitir un referéndum.