Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Varios testigos aseguran que la venta de los hoteles se hizo a la familia Ruiz-Mateos

Varios de los testigos que han intervenido este jueves en el juicio a los hermanos Ruiz-Mateos por la presunta estafa relacionada con dos hoteles Beverly han asegurado que la venta de estos establecimientos se hizo "a la familia Ruiz-Mateos". Esto podría ir en contra de lo esgrimido por los hermanos que responsabilizaron a su progenitor como único responsable de la operación.
Así, una de las accionistas de las compañías vendedoras de los hoteles ha señalado que "estaban mucho en la televisión". "Habían fundado Nueva Rumasa y querían devolver el prestigio de su padre (...), yo creía en ellos, me merecían credibilidad y un cierto grado de confianza", ha dicho.
El Ministerio Fiscal acusa a todos los hijos varones de José María Ruiz-Mateos, y a su padre -fallecido en 2015- de no haber pagado el precio acordado por estos hoteles -Beverly Playa en Paguera (Mallorca) y Beverly Park en Maspalomas (Gran Canaria)-, un total de 11,7 millones de euros, y pide siete años de cárcel para cada uno.
En este, el quinto día del juicio, han declarado distintos accionistas que han reconocido no conocían los detalles de la operación de compra-venta ya que delegaron sus funciones en el consejo de administración de sus compañías.
FALSO TESTIMONIO
En la sesión de ayer, el magistrado Jaime Tártalo, presidente del tribunal del juicio acusó de falso testimonio a Joaquín Yvancos, uno de los testigos que declararon en la Audiencia Provincial de Palma, donde se está llevando a cabo el proceso desde la semana pasada.
El juez motivó la apertura de una causa por falso testimonio ya que consideró que la declaración de Yvancos en distintos momentos del procedimiento no respondía "a la verdad" y ha podido motivar, en parte, que los "hermanos Ruiz-Mateos estén sentados en el banquillo".
Por otro lado, un testigo de la sesión del jueves aseguró que José María Ruiz-Mateos padre le llegó a robar cerca de dos millones de euros en tres ocasiones y que la última vez, después de que ya no le hubiera pagado, se lo volvió a dejar porque le "llamó llorando".
A preguntas del Ministerio Fiscal, el testigo, representante de la empresa Euromontajes, dijo que no conocía a los hijos de Ruiz-Mateos. A esto, una de las acusaciones particulares le preguntó que si no conocía a los hermanos Ruiz-Mateos "por qué" les saludó momentos antes del juicio" y respondió: "A mí, si una persona me saluda, yo le saludo, aunque no le conozca". Además, aseveró que los había visto "por la prensa" pero que "no les conocía".
"NO ES UNA ESTRATEGIA PROCESAL"
Por su lado, los hermanos Ruiz-Mateos sostuvieron una versión idéntica en sus declaraciones. "Que digamos que es mi padre (el responsable de la operación), no es una estrategia procesal, es la verdad", sintetizó Francisco Javier Ruiz-Mateos, uno de los hijos del empresario.
El mayor de los hermanos, Zoilo, en una línea similar a la del resto de los hijos defendió a su padre como "perfecto cumplidor de sus compromisos" por lo que expresó que los inmuebles "se dejaron de pagar con el dolor de su corazón", así como el del suyo, porque él, dijo, "también sufre". También afirmó, como el resto de sus hermanos, carecer de patrimonio y haber avalado la compra de los inmuebles.