Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vara transmite a Portugal el "más sincero pésame" por la muerte de Mario Soares, "un gran portugués, ibérico y europeo"

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha trasladado el "más sincero pésame" por el fallecimiento del ex primer ministro de Portugal Mário Soares este sábado, a los 92 años de edad.
A través de un mensaje desde su cuenta personal de una red social, Fernández Vara define asimismo a Soares como "un gran portugués, ibérico y europeo".
"Desde Extremadura le enviamos a Portugal nuestro más sincero pésame por el fallecimiento de un gran portugués, ibérico y europeo.#mariosoares", reza el mensaje completo.
Mário Soares ha fallecido este sábado en Lisboa, según ha confirmado un portavoz del Hospital de la Cruz Roja de Lisboa, donde llevaba ingresado desde el pasado 13 de diciembre por una fuerte indisposición.
Mário Alberto Nobre Lopes Soares ingresó entonces en estado crítico y tras diez días en cuidados intensivos pasó a una habitación de planta. Sin embargo, el 24 de diciembre sufrió un agravamiento y fue llevado de nuevo a cuidados intensivos, donde permaneció hasta este sábado, cuando finalmente falleció, informan los medios portugueses.
Los actos fúnebres durarán tres días y se instalará la capilla ardiente en el Monasterio de los Jerónimos, sede del Panteón Nacional portugués. Después el cuerpo será trasladado a su casa de Campo Grande con parada en la Cámara Municipal de Lisboa --órgano ejecutivo del Ayuntamiento de Lisboa--. Sí se descarta que haya misa por su laicidad declarada.
Al tercer día se llevarán los restos de Soares al claustro de la Cámara, donde habrá una ceremonia con intervenciones de la familia, del presidente de la República, del primer ministro y del presidente de la Asamblea de la República.
Desde allí el cortejo fúnebre se desplazará hasta el Palacio de Belém --sede de la Presidencia--, a la Fundación Mário Soares, a la Asamblea de la República y a Largo do Rato --plaza del Ratón, sede del Partido Socialista-- y finalmente al Cementerio de los Placeres.
HÉROE DE LA DEMOCRACIA
En cada uno de los momentos históricos clave de las últimas décadas de la historia portuguesa surge la figura de Soares: lucha contra la dictadura, revolución y regreso de la democracia, opción europeísta y consolidación democrática. Soares lo ha sido todo en Portugal a nivel político: diputado, ministro, primer ministro, presidente y eurodiputado.
Soares, autoproclamado "socialista, republicano y laico", defendió estas ideas desde sus tiempos de estudiante de Historia y Derecho en la Universidad de Letras de Lisboa en los que inició su actividad política contra la dictadura de Salazar, que le costó 13 detenciones de la Policía política y una deportación a Santo Tomé en 1968 y después, en 1971, su exilio a París, donde fundó en 1973 el Partido Socialista Portugués.
Volvió a Portugal tras la Revolución de los Claveles, el 25 de abril de 1974, donde fue recibido como un "héroe nacional" por una multitud, y fue ministro de Exteriores en los gobiernos en funciones, cuando lideró las negociaciones de la independencia de las colonias portuguesas, pero dimitió poco tiempo después.
Un año más tarde se convirtió el primer jefe del Gobierno elegido democráticamente en el país (1976-77) y lideró también el segundo (1978). Volvió a liderar el gobierno entre 1983 y 1985 en el denominado Bloque Central junto al Partido Social Demócrata (centro-derecha) y condujo a Portugal a la integración en lo que hoy es la UE.
Tras su derrota electoral de 1985, se lanzó a la carrera por la Presidencia en 1986 y la consiguió en la segunda vuelta gracias en buena medida al apoyo de toda la izquierda, incluido el Partido Comunista de Portugal. El país estaba claramente dividido, pero en 1991 logró la reelección con un aplastante 70 por ciento de apoyo.
Con la Presidencia terminada fue eurodiputado (1999-2004) e intentó volver a la jefatura del Estado en 2006, pero ahora con la izquierda dividida el centro-derecha se hizo con la victoria. Incluso después se mantuvo como una de las voces más respetadas dentro del socialismo portugués.