Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Valdeón dice que tomó dos cervezas, asume su error y asegura que ha tomado una decisión que trasladará a Herrera

Asegura que no se dio cuenta del golpe con el camión y que fue la Guardia Civil la que la informó cuando la dio el alto
La vicepresidenta de la Junta y portavoz del Gobierno regional, Rosa Valdeón, ha asegurado este sábado respecto al incidente que ha protagonizado por superar la tasa de alcoholemia que tomó dos cervezas por lo que ha relacionado este hecho con la ingesta de unos medicamentos --Alprazolam-- que toma para hacer frente al estrés y al cansancio al que está sometida por motivos laborales y familiares.
En una rueda de prensa ofrecida esta tarde en la sede de la Presidencia, Valdeón ha asumido un "error e imprudencia" y, tras pedir disculpas tanto al camionero con el que tuvo un accidente --se rozó pero asegura que no se dio cuenta y que fue la Guardia Civil la que le informó cuando le dio el alto-- y al resto de sus compañeros, ha asegurado que ha tomado una decisión personal que trasladará al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, con el que ha hablado por teléfono desde ayer.
"Creo que le debo esto", ha explicado la vicepresidenta, quien, tras apelar a su coherencia, honestidad y humildad personal, se ha confesado dolida por ella y principalmente por el propio presidente Herrera y por sus compañeros de Gobierno con los que ha hablado también este sábado.
"El presidente me conoce y sabe que en algunas cosas soy muy firme", ha sentenciado, y ha asegurado que su decisión se conocerá este mismo sábado.
Valdeón, que ha estado acompañada por el anterior portavoz y actual consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, ha reconocido que este es para ella uno día "muy duro", de los peores de su vida que, según ha recordado, no ha sido fácil.
"Quiero contarlo ... dar la cara ante los ciudadanos", ha manifestado la vicepresidenta de la Junta en una comparecencia de prensa en la que ha querido ofrecer su versión de los hechos "con la máxima naturalidad y normalidad". Según ha relatado, ayer durmió muy poco porque se levantó a las cinco de la mañana para llevar a varios de sus hijos al Aeropuerto de Barajas en su coche particular.
En torno a las 18.00 horas, ya de regreso, y tras una jornada "sin comer ni dormir" paró en un área de servicio donde tomó una cerveza --posteriormente ha dicho que dos-- y un "bocadillito", una consumición de la que ha asegurado conservar la factura. A continuación, ha explicado que continuó con su viaje con la mayor naturalidad y sin estar cansada pero "con ganas de llegar a casa".
Fue entonces, ha continuado, cuando vio dos coches y cuando fue parada por la Guardia Civil que la informó de que había sufrido un roce con un camión en un anterior adelantamiento. "La primera sorprendida soy yo", ha garantizado Rosa Valdeón, que ha asegurado en repetidas ocasiones que en ningún momento fue consciente del roce con ese camión por lo que ha negado que huyese o que circulase a 170 kilómetros hora.
Valdeón ha admitido que sí tiene un rayón rojo y el parachoques suelto de lo que se percató cuando se lo enseñaron los agentes de la Benemérita que la sometieron después al test de alcoholemia, que, efectivamente, dio positivo y para cuya "única explicación" apela al Alprazolam.
"No puedo decir más", ha sentenciado la vicepresidenta, quien ha manifestado que daría "cualquier cosa" por no haber tenido que contar un hecho que ha provocado un "profundo enfado" con ella misma, si bien se ha preferido quedar con la posibilidad de "dar las gracias por poder contarlo", ya que el roce con el camión podría haber tenido otras consecuencias para su vida.
Rosa Valdeón ha apelado en todo momento a su trayectoria personal y en política para saber que tenía que dar "las explicaciones que se necesiten" y para asumir su responsabilidad, si bien a reiteradas preguntas de los periodistas sobre si finalmente dimitirá ha zanjado el asunto con la necesidad de hablar primero en persona con Herrera. "Se lo debo, es una cuestión de respeto", ha sentenciado.