Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu aspira a una "Federación de Naciones" en una Europa "social" y de "soberanía compartida"

El lehendakari analiza los retos de Euskadi en la tradicional recepción a la sociedad vasca
El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha planteado la necesidad de recuperar "los valores fundacionales de la Europa social" y de avanzar hacia una "Federación de Naciones" que garantice la soberanía compartida. Además, ha reiterado que la reforma del autogobierno vasco debe basarse en un acuerdo "integrador" en Euskadi y en el "pacto" con el Estado español.
Urkullu ha planteado estas reflexiones en la tradicional recepción a la sociedad vasca que se celebra cada año en estas fechas en Vitoria, en la que han estado presentes algunos de los principales representantes de las instituciones, partidos políticos y agentes sociales de la comunidad autónoma.
En su intervención, ha recordado el primer Gobierno vasco encabezado por el lehendakari Jose Antonio Aguirre, del que este año se cumple el 80 aniversario. Urkullu ha indicado que aquél era un gobierno "plural y comprometido con los valores humanistas", que supuso el primer paso para que Euskadi cuente ahora con un sistema de autogobierno "propio y singular, tanto en el Estado como en el marco europeo".
El lehendakari ha afirmado que la "nueva Europa" a la que aspira su Gobierno "enlaza con el ideario" de aquel primer Ejecutivo vasco. "Un proyecto centrado en la persona, que recupere los valores fundacionales de la Europa social", ha agregado.
Ese modelo, ha proseguido, debe estar "organizado desde el respeto al principio de subsidiariedad y la soberanía compartida", para lograr "una Europa que respete y reconozca la diversidad de los pueblos-naciones que la conforman". Urkullu ha definido este modelo como una "Federación de Naciones".
"RECONOCIMIENTO NACIONAL"
El lehendakari ha añadido que "en el marco de esta Europa, Euskadi sigue mirando al futuro político con el objetivo de alcanzar su reconocimiento nacional". "Nuestro proyecto enlaza con los Derechos Históricos del Pueblo Vasco y supone la actualización de la naturaleza pactada del Autogobierno", ha explicado.
Este objetivo, según ha dicho, debe lograrse a través de un "acuerdo integrador en la sociedad vasca" y del "pacto con el Estado".
Urkullu también ha apelado al ejemplo de José Antonio Aguirre a la hora de referirse a la crisis de las personas refugiadas. El lehendakari ha recordado que Aguirre tuvo que ir al exilio para huir de la represión franquista. A continuación, ha reiterado su apuesta por una Europa que "proteja" a las personas que huyen de la guerra y la persecución.
Asimismo, se ha referido a los últimos atentados del terrorismo internacional, y se ha mostrado partidario de lograr una política exterior y de seguridad común en Europa.
Por otra parte, ha reconocido la necesidad de afrontar los retos de "la educación, la demografía y la innovación". Urkullu ha propuesto lograr un pacto por "la excelencia en la educación", y ha asumido que hay que adoptar medidas para fomentar la natalidad y para apoyar a las familias. En el ámbito económico, ha reafirmado su compromiso con el apoyo a la innovación y a la industria.
"REALISMO Y RIGOR"
"La base de nuestro futuro demanda un proyecto compartido de país; una Euskadi cohesionada, competitiva y abierta al exterior", ha manifestado.
El lehendakari ha destacado que hay que actuar con un mayor "realismo y rigor", y ha subrayado que "el estado del bienestar será aquél que nos podamos permitir con los recursos que generemos".
"La complacencia nunca ha sido una opción; conduce a la decadencia", ha alertado, por lo que se ha mostrado partidario del trabajo y compromiso con "la mejora continua".