Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exrector de la Universidad Complutense de Madrid declara como investigado en el caso sobre el depósito de cadáveres

El exrector de la Universidad Complutense de Madrid José Carrillo declara este viernes en calidad de investigado en la causa en la que se investigan las condiciones higiénico-laborables en las que trabajaban los empleados del departamento de Anatomía Humana y Embriología II con motivo del hacinamiento de cadáveres, han informado a Europa Press fuentes jurídicas.
Así consta en una providencia en la que la juez de Instrucción número 37 de Madrid cita a declarar a José Carrillo y al entonces responsable de Prevención de Riesgos Laborales, José Javier Sánchez.
En la causa se investiga una querella impulsada por cuatro extrabajadores del departamento de Anatomía Humana y Embriología II de este centro universitario.
Los querellantes acudieron a la Justicia tras contraer cáncer y otras patologías respiratorias como consecuencia de inhalar el formol y otros agentes químicos.
Defienden que se quejaron de las malas condiciones higiénico-laborables, pero sus superiores hicieron caso omiso a sus demandas. En contra de su versión, el exdirector de este departamento culpó a los trabajadores de no limpiar el suelo e incluso afirmó que no llevaban guantes para trabajar con los cuerpos.
La querella se interpuso en concreto para denunciar las malas condiciones higiénico laborable de este departamento. Pilar Mansilla, que trabajó 10 años en este departamento, fue la primera en denunciar que había contraído cáncer y otras patologías respiratorias a causa de inhalar el formol.
Según Mansilla, la acumulación data de 2009 cuando llegó el director del departamento. "El profesor Merida quería más y más cadáveres y no le importaban la historia clínica, si eran gordos, daba igual su estado. Había hecho concierto con varios hospitales y no eliminaba los antiguos", manifestó durante su declaración y detalló que con el anterior director entraban 20 o 30 cadáveres y con Merida hasta 52.