Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPyD niega espiar a Irene Lozano sino a quienes negociaban con Ciudadanos

Irene LozanoEFE

La dirección de UPyD ha querido dejar claro que no 'espió' los correos electrónicos de su diputada y aspirante a liderar el partido Irene Lozano, sino que encargó un estudio sobre la cuenta corporativa de su antiguo representante en Asturias, Ignacio Prendes, a raíz de la cual han descubierto una "trama" que, en el seno del partido magenta y en otras provincias, estaba tratando de pactar con Ciudadanos con vistas a las elecciones de mayo. El hecho de que salpique a Lozano se debe a que en esas semanas y tras dimitir del Consejo de Dirección por el fracaso en Andalucía, cruzó mensajes con Prendes.

Lozano y otros tres dirigentes intermedios de UPyD ha presentado una denuncian ante la Comisión de Garantías del partido, que componen militantes sin cargos orgánicos, acusando a la dirección que encabeza Rosa Díez de espiar sus correos electrónicos y de difundirlos tras haberse filtrado la investigación a Ignacio Prendes.
En rueda de prensa en la sede del partido, tanto el responsable de Organización, Juan Luis Fabo, como el de Relaciones Institucionales, Ramón Marcos, han querido dejar claro que no espiaron los correos de la diputada y que la investigación se centraba en Prendes.
La trama no se limita a Asturias
Según su relato, la dirección de UPyD tuvo conocimiento por la prensa de que Ignacio Prendes, hasta ese momento candidato de UPyD por Asturias, estaba colaborando con Ciudadano hasta el punto de que su secretaria y trabajadora del partido magenta se acreditó como representante del partido de Alberto Rivera en el Principado con vistas a las elecciones autonómicas.
Ante esa "alarma" y para "proteger al partido", la dirección de UPyD cerró la cuenta corporativa de Prendes y su secretaria y, con cobertura legal de una notaria, encargó un estudio sobre los mensajes que había estado cruzando su diputado asturiano. "Todo con amparo legal", ha remarcado Fabo.
A partir de ese examen, una empresa especializada les entregó un informe donde, según Marcos, se descubrió una "trama" que iba más allá de Asturias y que afectaba a otros dirigentes y otros puntos del país. "La sorpresa fue ver esas conexiones", ha señalado Ramón Marcos.
Filtrado en pleno proceso para suceder a Rosa Díez
Pese a la remarcada relevancia, el informe no se quiso hacer público y la dirección de UPyD, que ya tenía convocado el congreso extraordinario de julio, renunció a actuar contra los implicados, más allá del caso conocido de Prendes que se acabó presentando por Ciudadanos. Se limitaron a enviar el dossier a los miembros del Consejo Político, máximo órgano entre congreso.
Pero el informe, aunque se envió como confidencial, trascendió a los medios para sacar a la luz el nombre de Irene Lozano, que en aquella época cruzó mensajes con Prendes y que ahora denuncia a la dirección de Rosa Díez porque puede afectar al proceso interno para elegir a la nueva ejecutiva.
Juan Luis Fabo ha defendido la decisión de no dar a conocer el informe, e incluso este lunes se seguía negando a dar detalles, y ahora confía en "el buen juicio" de los militantes para que en julio acierten al elegir a la nueva dirección de UPyD, aunque sea sin tener información sobre esta "trama" interna.