Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT valora "muy positivamente" el cambio del PSOE respecto al CETA y pide un debate sobre las consecuencias del tratado

Josep María Álvarez considera que no debe aprobarse "con nocturnidad" y "cierta clandestinidad"
El secretario general de UGT, Josep María Álvarez, valora "muy positivamente" que la nueva dirección del PSOE haya dado orden de reconsiderar el apoyo de los socialistas al Tratado de Libre Comercio de la Unión Europea y Canadá, el conocido como CETA, ya que el sindicato es contrario a este tipo de acuerdos comerciales porque entiende que, entre otras cuestiones, se deberían respetar los propios convenios de la Organización Internacional del Trabajo.
Álvarez defiende, además, que se abra un debate en el país sobre las consecuencias que tiene el tratado y las oportunidades que España puede perder en un futuro y aboga por no aprobarlo "de una forma tan inmediata" ya que, según defiende, el CETA "no se ha debatido" y "tiene mucha importancia para los ciudadanos" y "no se les pueden ocultar los elementos que van a tener trascendencia sobre su vida".
"Por lo tanto los que dicen que este tratado es tan importante tendrían que coincidir en que no se puede aprobar con nocturnidad y una cierta clandestinidad como se ha hecho en el Parlamento Europeo y ahora se pretende hacer en el Congreso español", apuntó el líder sindical minutos antes de inaugurar este viernes en Cáceres la XVI Escuela de Verano de UGT Extremadura.
Álvarez cree que la sociedad "tiene que tener la posibilidad" de debatirlo porque "detrae soberanía a los ciudadanos de nuestro país y de la Unión Europea", en el sentido de que el tratado recoge que "tribunales privados estén por encima de los Estados". "Me parece que es un paso más en el proceso de consolidación de una globalización sin ningún tipo de control por parte de los ciudadanos", subrayó.
Además, critica que en el CETA "no" están reflejados los intereses españoles y hace una comparación con Francia, país que ha introducido varias cláusulas que afecta a "casi todos sus productos", mientras que España lo ha hecho "sobre muy pocos". El líder de la UGT reprocha, igualmente, que el CETA permitirá a los productos americanos que, sin aprobar el Tratado de Libre Comercio con EEUU, "puedan entrar en nuestro país a través de Canadá".
Desde UGT se mantiene que "la única oportunidad que queda para normar la globalización es a través de los tratados comerciales y no se puede estar diciendo que esto hay que hacerlo porque lo hacen los demás países y cuando lo hacen con un tratado no introducir estos elementos que nos privan de los derechos medioambientales, laborales o sociales", concluyó Álvarez.