Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Duran i Lleida contempla que Unió concurra sola el 27S

Duran abandora la sede de Unió después de que la Ejecutiva acordara dejar el Gobierno  de la GeneralitatEFE

El líder de UDC, Josep Antoni Duran, ha cargado este viernes contra el "inaceptable ultimátum" de CDC para que se sumaran a su hoja de ruta soberanista, y ha abierto la puerta a que los democristianos se presenten solos a las elecciones del 27S.

En su carta web semanal recogida por Europa Press, ha defendido que UDC no tenía margen de decisión con un mínimo de dignidad después de que CDC sustituyera "el diálogo por el ultimátum", que ve inasumible en el fondo y en la forma, y considera que no pueden actuar así si quieren llevar Cataluña a la independencia.
Para él, las decisiones de salir del Govern y de romper con CDC son dolorosas --"sufro como el que más"--, sobre todo cuando es de los pocos dirigentes vivos de UDC --junto a Ignasi Farreres y Francesc Borrell-- que firmaron la coalición, después federación.
A su juicio, llevaban mucho tiempo divididos, negando así que la consulta democristiana del 14 de junio sea la génesis de esta situación, y ha aprovechado para constatar que ya pronosticó que Cataluña no será independiente y que el proceso soberanista iba a conllevar la ruptura del PSC y de CiU, la división de ICV-EUiA, y que sólo saldrían ganando C's y ERC.
"Es la situación política la que nos divide. No estamos hechos para vivir cómodamente cuando la sociedad se divide en blanco y negro, en buenos y malos", según él, y sitúa Unió como damnificada de este escenario.
A los críticos
En cuanto a los críticos soberanistas de la propia UDC, ha criticado que amenacen con forzar un congreso extraordinario para ver quién se queda con las siglas del partido: "Hacer ahora un congreso no sería otra cosa que un instrumento para liquidarlo".
"O desaparecería con la lista del presidente Artur Mas o no se haría viable su futuro electoral si nos dedicáramos a hacer el congreso en vez de preparar la campaña por si tenemos que ir solos" a los comicios catalanes, ha advertido.
También asegura que nadie tiene el patrimonio del partido, ni siquiera los fundadores ni otros dirigentes, y admite que también hay que pensar en la fuerza de los críticos, pero no se puede "reconvertir la victoria del 'sí' en la derrota de los planteamientos" de la pregunta de la consulta interna.
Aunque ha remarcado que no pide a nadie dar un paso atrás, ha recordado que él sí prometió hacerlo si el 'sí' perdía la consulta: "Hoy la división existiría igual, pero no la haríamos más costosa".
Ha criticado que se tache de pírrica una victoria del 50,3% en la consulta, cuando la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ganó a CiU por menos de 3 puntos, y también critica que se hable de empate técnico aunque los críticos obtuvieran un 46,7% de votos: "¡Por el amor de Dios, que el 14J no hicimos una encuesta, hicimos una consulta!
Recomponer el catalanismo
Además, ha advertido de que conseguir la consulta soberanista implica recomponer el catalanismo, y ha esgrimido que el consenso en este ámbito requiere ir más allá del catalanismo independentista.
"También me refiero a los del PSC, a los de ICV-EUiA o a los de Unió, que somos catalanistas y que, sin ser antiindependentistas, no vemos la independencia hoy ni posible ni deseable", ha resaltado.