Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Txeroki se niega a declarar ante el tribunal por un ordenar un atentado en 2006

Txeroki en una imagen de archivoEFE

El ex jefe militar de ETA, Garikoitz Aspiazu Rubina, alias 'Txeroki', se ha negado a declarar en la Audiencia Nacional como acusado por ordenar durante la tregua de 2006 un atentado en Oropesa del Mar (Castellón). "No les doy autoridad para juzgar a los vascos y no voy a responder a ninguna pregunta" ha dicho en euskera.

Así se ha pronunciado en la Audiencia Nacional donde se enfrenta a una petición fiscal de 17 años de cárcel por delitos de tenencia de explosivos, daños terroristas y robo con intimidación, ya que sustrajeron a una familia su autocaravana y la cargaron de explosivos para colocarla en Cuevas de Vinromá.
El otro acusado, Joseba Aranibar, ha respondido en castellano a las preguntas de su defensa para negar su relación con este atentado y asegurar que no ha recibido instrucciones ni ha mantenido citas ni comunicaciones a través de "buzones" o cualquier otro mecanismo con el etarra Mattin Sarasola, quien incriminó a ambos procesados y fue condenado con Igor Portu por estos hechos.
La  defensa ha reclamado ha reclamado que se valore un informe médico-forense sobre el estado "físico y psicológico" en el que declaró su compañero de comando Mattin Sarasola durante su detención incomunicada y que constituye, a su juicio, la "única" prueba contra su cliente. La Sala ha admitido la copia de los informes, aunque ha considerado innecesario hacer comparecer a los peritos.
Sin embargo, una comandante de la Guardia Civil ha puesto de relieve que Sarasola declaró hasta en tres ocasiones, "voluntariamente" y en presencia de su abogado de oficio, que 'Txeroki' y Aranibar le propusieron a él y a Igor Portu la colocación de un coche-bomba en Oropesa del Mar.