Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un 10 % de los trabajadores del Tribunal de Cuentas son familiares de altos cargos

El Tribunal de Cuentas es la institución encargada de controlar al sector público. Su plantilla cobra un 30 por ciento más de media que los funcionarios de otros organismos y la forman 700 personas de las que 100 tienen vínculos familiares. Su actual presidente tiene allí a su concuñada y a un sobrino de su esposa. Su número dos, Javier Medina, a cuatro familiares. El caso más llamativo es el del expresidente del comité de empresa, Julio Ronda porque en el Tribunal trabajan su mujer, actual jefa de equipo y antigua limpiadora, y su nuera, su cuñada, dos sobrinos, un amigo de la infancia y un hijo de su anterior esposa, que también está en el organismo. El actual presidente del comité, Alberto Otero, trabaja con cinco parientes. Otras presencias llamativas en el Tribunal son la de la mujer del exministro Trillo, el hermano del expresidente Aznar, dos hermanas de la exministra y responsable de la CNMV, Elvira Rodriguez, y la exministra popular, Margarita Mariscal de Gante. El presidente del organismo dice que a las plazas se accede por oposición y justifica los vínculos. Está dispuesto a revisar los tribunales examinadores, donde tres de los cinco miembros son de la casa, pero insiste en la transparencia de un organismo que ha sido cuestionado por no ser capaz de luchar contra los numerosos casos de corrupción.