Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TSJC ve "un ataque directo" a la Justicia convocar concentraciones ante su sede

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) considera "un ataque directo y sin paliativos a la independencia judicial" las convocatorias ante el Palau de Justícia para apoyar a la exvicepresidenta Joana Ortega y a la consellera Irene Rigau, citadas a declarar este martes como imputadas por organizar el 9N.

"Resulta todavía más inadmisible cuando responde a una estrategia favorecida, diseñada y encabezada por representantes públicos, algunos con funciones de Govern", sostiene un comunicado de la Comisión Permanente de la Sala de Govern del TSJC.
El tribunal considera que "cuestionar de manera interesada la actuación de los tribunales de justicia solo se debe a intereses políticos, promover la desconfianza social y pretender estrategias de presión, lo que constituye una negación de las bases" de la convivencia política.
La Sala del Govern del TSJC dice que no puede permanecer impasible cuando constata que se convocan manifestaciones y concentraciones en la puerta del Palau de Justícia "con el objetivo de cuestionar la legitimidad de los jueces y además, pretender influir en su toma de decisiones".
DEBER DE "NO INJERENCIA"
Recuerda que ante la Justicia hay un "deber de no injerencia" que vincula especialmente a aquellos que forman parte de otros poderes, y por eso reclama a los políticos responsabilidad, porque tienen el deber de garantizar la convivencia en paz y libertad.
El TSJC admite que las decisiones judiciales están sometidas al control y a la crítica pública, pero pide no olvidar su función como garante de la Justicia, "valor fundacional del Estado Constitucional", y sostiene que sus acciones requieren la confianza de la sociedad, de donde emana su legitimidad.
Convocadas por entidades independentistas, unas 500 personas, junto a dirigentes de partidos y del Govern, se han concentrado por la mañana para apoyar a Rigau; por la tarde, unas 200 han hecho lo mismo con la llegada de Ortega --en ambos casos han coreado cánticos independentistas y de defensa del 9N--, y está prevista otra convocatoria el jueves cuando declare el presidente Artur Mas.