Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los titiriteros entregan su pasaporte en la Audiencia sin hacer declaraciones

TitiriterosEfe

Los titiriteros Alfonso Lázaro y Raúl García han entregado sus pasaportes en la Audiencia Nacional, que han abandonado bajo la lluvia y arropados por un pequeño grupo de amigos sin hacer declaraciones a los medios de comunicación que esperaban en el edificio judicial.

Los miembros de la compañía 'Títeres desde Abajo' han cumplido así la medida cautelar que les impuso el juez Ismael Moreno, tras acordar su puesta en libertad después de admitir un recurso de reforma de su defensa ante la disminución del riesgo de fuga y de reiteración delictiva puesto que el material de trabajo les ha sido incautado y se han rescindido sus contratos.
Alfonso Lázaro y Raúl García han acudido sobre al edificio de la calle Génova de la Audiencia Nacional, de donde han salido para recorrer acompañados por cerca de cinco amigos la calle Marqués de la Ensenada sin hacer declaraciones a la nube de periodistas que aguardaban su salida.
Ambos no realizarán las comparecencias diarias ante el Juzgado Central de Instrucción número 2, del que es titular el magistrado Ismael Moreno, y lo harán en un juzgado próximo a su domicilio, según han informado a Europa Press fuentes de la defensa.
EMPUJONES Y AGRADECIMIENTOS
Los titiriteros salieron por la tarde de la cárcel de Soto del Real arropados por un grupo de más de 20 amigos, que empujaron a los reporteros acusándoles de manipulación.
Alfonso Lázaro y Raúl García han pasado cinco días en prisión preventiva por un delito de enaltecimiento del terrorismo y otro contra los derechos fundamentales que habrían cometido durante una representación en el barrio madrileño de Tetuán con motivo de los carnavales en la que había público infantil.
La situación llegó a ser violenta ya que muchos periodistas recibieron empujones de los amigos, que mostraron una actitud muy altiva, al grito de "prensa manipuladora" y "fuera de aquí". De hecho, golpearon a la cámara de uno de los reporteros gráficos que estaba desempeñando su trabajo separándole el objetivo del cuerpo de la cámara.
La actitud de la madre de Raúl García ha sido diferente y ha agradecido a los medios de comunicación el haber estado allí. "Estamos muy agradecidos a todo el apoyo recibido de la prensa", aseguró.