Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Teresa Rodríguez cree que "no existe caso Monedero" y admite diferencias con Iglesias

Teresa Rodríguez y Pablo IglesiasGTres

La eurodiputada y recién proclamada candidata de Podemos a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Teresa Rodríguez, ha asegurado que "no existe caso Monedero" porque "ni siquiera media una denuncia" contra el secretario de Proceso Constituyente y Programa de esta organización y ha admitido que con el secretario general de su formación, Pablo Iglesias, tiene "discrepancias" en lo relativo a la organización, aunque no en cuanto a lo programático ni a lo ético.

Rodríguez ha insistido en que "intentar poner al mismo nivel lo que se dice de Juan Carlos Monedero con el trasfondo de la corrupción y de casos que se investigan en silla judicial", sólo tienen la intención de "hacer ruido".
Sobre todo, según ha esgrimido al respecto, porque "cuando hay sospecha de algún tipo de irregularidad que tiene que ver con un delito fiscal, lo deseable es que medie una denuncia porque así se puede poner sobre la mesa con claridad las intenciones de quien denuncia, que es que se esclarezcan los hechos, y por otra parte, que el acusado pueda defenderse con argumentos y documentación".
"Y en este caso, ni media denuncia ni mediará porque ya incluso los técnicos de Hacienda han reconocido que no existe delito fiscal de ningún tipo", ha añadido no sin admitir que, "sobre este particular, existen distintas opiniones e interpretaciones".
En cuanto a la presentación de la declaración compensatoria de Monedero, Rodríguez ha rechazado, en una entrevista en Canal Sur Televisión, hablar del "trabajo que realizaba" su compañero de partido en 2010 o de "lo que cobró y de qué manera lo ha tributado" porque, a su juicio, "no parece sensato cuando él mismo lo está haciendo y lo seguirá haciendo".
"Entiendo que tanto la organización como los representantes de la organización en sus territorios, es decir, yo desde Andalucía, tenemos que responder de las cuentas de nuestra organización y de las cuentas de los cargos públicos que gestionamos", ha zanjado para advertir, no obstante, de que Juan Carlos Monedero "se basta y se sobra" él solo para dar explicaciones sobre este asunto.
Rodríguez también ha querido recalcar que "nadie" en Podemos "se va a enriquecer con la política" porque para eso se han impuesto un código ético muy estricto y que pasa no sólo por tener salarios 'reales' (ella conserva el que tenía como profesora) sino por considerar la política como algo temporal.
Rodríguez también se ha referido a su relación con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y ha reconocido que "no es algo oculto" sus "discrepancias" con él respecto al "modelo organizativo" de la formación.
"Tenemos absoluta coincidencia sobre los problemas de los ciudadanos y sobre las estrategias a seguir, también sobre los principios éticos por su rigor y su dureza, pero no había coincidencia en torno a la necesidad de la eficacia y la participación", ha señalado para explicar que, mientras ella aboga por "salvaguardar" todo lo que tiene de organizativa desde las bases esta iniciativa política, él "aspira a una organización lo más eficaz posible".
Además, ha admitido que a Podemos también le aqueja "uno de los males de la política tradicional" como son los "personalismos" por el "inevitable efecto que provocan las caras visibles" del partido y entre las que ha incluido la suya propia. Ante ello, ha abogado por "caminar hacia un horizonte de liderazgo colectivo" en el que se vayan sumando siempre "nuevas caras".
"Hay que reconstruir lo colectivo y eso no se puede hacer en dos días", ha advertido no obstante Rodríguez, quien ha criticado que haya quien "intente aplicar" a Podemos "el método propio de los viejos partidos como es el de buscar familias: la oficial, la crítica y los críticos de los críticos".
"En este caso no es así, hay coincidencias en el documento político y programático y sólo en el de organización hay discrepancias. Lo positivo es que no arrastramos esa forma de funcionar, sino que las alianzas son flexibles y nos ponemos de acuerdo o no dependiendo del debate, y eso es sano", ha añadido.