Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Tejero y el 23-F

Los Tejero la han vuelto a liar. Al padre, Antonio Tejero Molina, asaltar el Congreso le costó 30 años de condena, al hijo, Antonio Tejero Díaz, conmemorarlo 33 años después, con los golpistas, en su cuartel, le ha costado el puesto. "Porque se realizó un encuentro en un acuartelamiento sin conocimiento ni autorización de su superior", ha dicho el Ministro del Interior, que añade: "En cualquier otra circunstancia se hubiera tenido que proceder de la misma forma". Jorgen Fernández Díaz ni entra ni sale en si fue una "celebración golpista", pese a la fecha y al perfil de los comensales. Allí estaba también el capitán Muñecas, otro de los asaltantes del Congreso en 1981. Para Fernández Díaz la clave es que la respuesta ha sido inmediata, entendiendo como inmediata el día en que se enteró, un mes después de la ya famosa paella. "Es incomprensible, un acto golpista en un cuartel y del que se ha enterado el ministro por la prensa", dice Soraya Rodríguez, del PSSOE.
"Pone de manifiesto la toletrancia del gobierno con la extrema derecha", opina Joan Coscubiela, de Izquierda plural."La sanción debe tener ejemplaridad", recalca, Rosa Díez de UPyD. Pero aún así: "No estamos estudiando nada más" , ha advertido el ministro. Antonio Tejero Díez deja de ser jefe de los GRS de la Guardia Civil. Un cargo al que accedió en 2010: en concreto el 23-F, fecha por lo que se ve clave para la familia.