Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

TSJCM confirma una sentencia que condenaba a la Radio Televisión de Castilla-La Mancha por vulnerar derechos de huelga

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ha ratificado una sentencia del Juzgado de lo Social Número 2 de Toledo que condenaba a la Radio Televisión de Castilla-La Mancha y a su exdirector Nacho Villa a indemnizar al sindicato CCOO con 6.000 euros por daños morales causados por vulneración de los derechos fundamentales de huelga y de libertad sindical.
Esta nueva sentencia, recogida por Europa Press, desestima el recurso de suplicación interpuesto por la representación del propio Nacho Villa contra la sentencia del juzgado toledano. "Debemos confirmar y confirmamos íntegramente la expresada sentencia, condenando a costas al recurrente, así como a la pérdida del depósito y consignación efectuados para recurrir, y a que abone a los letrados sus honorarios, que prudencialmente se establecen en 700 euros cada uno", reza la sentencia.
La sentencia ratificada consideraba como hechos probados que el 27 de abril de 2015, con motivo de la convocatoria de huelga que había convocado el Comité de Empresa, el secretario provincial de la Federación de Servicios de CCOO Toledo, José Luis Arroyo, en su condición de asesor de la Sección Sindical de este sindicato y habiendo comunicado previamente su visita al director general, al director financiero y al director técnico del ente, no pudo acceder libremente al centro de trabajo, pues se condicionó su acceso a la firma de un documento.
"Al estar en periodo electoral y acceder a un recinto de titularidad pública aconsejaré y apoyaré a los trabajadores solo en cuestiones de ámbito laboral y no procederé a realizar actos de propaganda electoral", reza dicho documento, cuya decisión fue adoptada por el director general del ente público.
Ante la negativa de Arroyo a suscribir el documento, se personó en las instalaciones del ente un representante de la Inspección de Trabajo, que indicó a la coordinadora del Área Jurídica del mismo el derecho de Arroyo a entrar en las instalaciones en base al cargo que ostentaba.
Pero una vez la inspectora se separó del dirigente de CCOO para realizar su trabajo, Sánchez Arroyo fue expulsado por los servicios de seguridad en cumplimiento de la orden dada por la Dirección General.