Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TSJ confirma 6 años de cárcel para un hombre que viajaba con más de 3 kilos de cocaína ocultos en pastillas de jabón

La sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha confirmado la pena de seis años y medio de prisión para un hombre que introdujo en España más de tres kilos de cocaína a través del Aeropuerto de Manises, escondidos en pastillas de jabón.
El alto tribunal valenciano, en una sentencia distribuida por el TSJCV, desestima así el recurso presentado por el condenado y confirma la sentencia dictada por la Audiencia de Valencia por un delito contra la salud pública. El hombre deberá hacer frente a una multa de 110.000 euros.
Los hechos sucedieron en abril de 2016 en el Aeropuerto de Manises, al que llegó el condenado procedente de París, previa estancia en Sao Paulo. En el interior de su maleta se localizaron 20 pastillas de jabón forradas con plástico y con una cinta adhesiva de color marrón, que contenían más de tres kilos doscientos gramos de cocaína destinada a la venta. La droga se podría haber vendido en el mercado ilícito por más de 300.000 euros, en su distribución por dosis.
El condenado alegaba que la sala no había valorado su versión de que la maleta se la habían hecho en el hotel mientras estaba en Brasil y que era posible que la droga hubiera sido introducida por alguna persona de donde se alojaba, entre otras cuestiones. Sin embargo, según el TSJCV, en la sentencia impugnada se tuvo en cuenta tanto el reconocimiento del acusado de la intervención de la droga en su maleta como las alegaciones formuladas para justificar el desconocimiento del contenido en ella.
Por tanto, señala la tacha que denuncia el condenado no recae en una ausencia de valoración "sino en la falta de credibilidad" de unas afirmaciones que la sala considera "cuando menos sorprendentes" y añade que la Audiencia consideró probado que el acusado conocía el contenido de la maleta "dando las razones que consideró oportunas a la luz de la prueba practicada en juicio, testifical fundamentalmente, y descartando aquella versión que considera, con toda lógica y razón, increíble".