Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

TS confirma la custodia definitiva a una madre que se negó a entregar a su hija al padre condenado por maltrato

El Tribunal Supremo ha declarado firme la sentencia de la Audiencia Provincial de Toledo por la que confirma la custodia de una menor a su madre, Susana Guerrero, que se negó a entregar a su hija al padre condenado por maltrato, tras el recurso de apelación contra una resolución de los Juzgados de Talavera de la Reina (Toledo) a favor del padre.
En el auto al que ha tenido acceso Europa Press, la sala del Tribunal Supremo ha resuelto "no admitir el recurso extraordinario por infracción procesal y no admitir el recurso de casación" que había interpuesto el padre, F.M., contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Toledo, de 9 de junio de 2016, revocando así la sentencia de Talavera que daba la guarda y custodia de la menor al padre.
Por ello, la sala del TS considera que el recurso de casación interpuesto se fundamenta en un "único motivo", como que el interés de la menor "no habría quedado suficientemente salvaguardado", cuando estiman que los hechos probados por parte de Susana Guerrero se fundamentan en la "necesidad de apartarle de una situación de riesgo para de desarrollo personal y emocional".
Además, según el auto, el recurrente habría justificado la falta de contacto con la menor durante "dos años y medio" a las denuncias interpuestas por Susana Guerrero por abusos y malos tratos, "todas archivadas y desestimadas".
Si bien, el Supremo entiende que la situación de riesgo de la menor se fundamente en "hechos probados" por parte de la madre, por lo que confirma la sentencia en la que el interés de la menor prevaleció incluso "frente a lo que cada uno de los progenitores pueda entender como más beneficioso".
"UNA BATALLA GANADA"
Por su parte Susana Guerrero, en declaraciones a Europa Press, ha asegurado que a pesar de que han sido seis años de "dura lucha" para evitar que su hija fuera entregada a un "maltratador-abusador", esto ha supuesto "una batalla ganada" y un "día grande".
Guerrero ha manifestado que "ya no importan las persecuciones" que ha sufrido, en su opinión, a diario por el Juzgado de Talavera, por el hecho de haberse enfrentado a ellos para proteger a su hija.