Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

TI-España denuncia que la RFEF rechaza las subvenciones que le corresponden para no atenerse a la Ley de Transparencia

Transparencia Internacional España (TI-España) denuncia en varios informes de los últimos años que la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) rechaza las subvenciones que le corresponden para "no estar sometida a ciertas exigencias" y evitar "publicar la información contable y financiera necesaria para el control público de la gestión" de las ayudas públicas recibidas.
TI-España considera que esta renuncia se debe a que con la Ley 19/2013, de transparencia, acceso a la información y buen gobierno, la RFEF estaría obligada a publicar sus cuentas en caso de aceptar las ayudas públicas.
La RFEF es receptora de dos tipos de subvenciones: la distribuida por el Consejo Superior de Deportes (CSD) y contemplada en los Presupuestos Generales del Estado (PGE), y la que procede del uno por ciento de la recaudación de las Quinielas.
El presidente de la RFEF, Ángel María Villar, ha rechazado desde 2013 estas ayudas --desde 2011 la correspondiente a la recaudación de las Quinielas-- dada la "creciente capacidad" del organismo para generar recursos propios gracias, entre otras cosas, a los éxitos de la Selección Española.
No obstante, TI-España señala que la renuncia a estas subvenciones perjudica a las categorías no profesionales del fútbol español, donde los equipos carecen de fuentes de ingresos y daña al desarrollo y promoción del fútbol base.
"Aunque la RFEF renuncie a las partidas que le corresponden de los PGE y se niegue a recibir las subvenciones de las quinielas, ostenta una suficiente relevancia pública para su control financiero y contable", mantiene TI-España.
Por su parte, la Federación ha manifestado hasta el presente que no está "sometida" a las exigencias de la Ley de Transparencia porque no recibe "ningún tipo de subvención de fondos públicos".
Según denuncia TI-España, la RFEF no publica las retribuciones percibidas anualmente por sus altos cargos y máximos responsables --con la excepción de la cifra bruta anual que cobra el presidente Villar-- ni las declaraciones anuales de bienes y actividades de los representantes locales.
Asimismo, la RFEF refleja en su sitio web que no percibe "subvención ni ayuda pública" desde el año 2013, pero no da a conocer el destino de las subvenciones recibidas en años anteriores.
MUNDIALES DE RUSIA 2018 Y QATAR 2022
En un informe de mayo de 2015, TI-España ya exigía a la FIFA más transparencia en torno a la asignación del Mundial en Rusia en 2018, y en Qatar en 2022, presuntamente amañada.
Además, le pidió la publicación del conocido como Informe García --Informe de investigación que había elaborado el Comité de Ética de la FIFA, encabezado por Michael García--, del que solo salió a la luz un resumen del que su autor afirmó que no reflejaba "fielmente el contenido".
El presidente de TI-España, Jesús Lizcano, envió el 24 de noviembre de 2015 una carta a Villar pidiendo su colaboración e información sobre este tema, misiva para la cual "nunca ha habido respuesta".
"El presidente de la RFEF, Ángel María Villar, como vicepresidente de la FIFA, tendrá posiblemente que declarar ante la fiscalía de Suiza por las elecciones de Rusia 2018 y Qatar 2022 como sedes de los próximos mundiales de fútbol", advertía entonces TI-España.