Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Susana Díaz afirma que no le queda "más remedio" que respetar la posición de PSOE sobre CETA

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha manifestado este viernes que no le queda "más remedio" que respetar la posición que ha adoptado el PSOE, de abstención, ante el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá, de la cual, según ha apuntado, se ha enterado por los medios de comunicación.
En rueda de prensa en Sevilla junto al comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas, el socialista francés Pierre Moscovici, con quien ha mantenido una reunión de trabajo, Susana Díaz ha apuntado que, por lo que conoce, hay mayoría suficiente para que el Congreso de los Diputados ratifique ese tratado y ha querido dejar claro que su prioridad es la defensa de los intereses de las empresas andaluzas.
"Evidentemente no me queda más remedio que aceptar y respetar" la decisión que ha adoptado el PSOE, según ha indicado la presidenta, quien ha querido dejar claro que en esta comparecencia ante los medios de comunicación no iba a entrar en ningún tipo de "controversia de índole orgánica". "Mi tarea y trabajo está centrado en Andalucía y todo el esfuerzo va a ir en la línea de ayudar a las empresas andaluzas", según ha sentenciado.
Por su parte, Moscovici, que este jueves se reunió con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en Madrid, ha defendido el CETA como un "buen acuerdo" con un buen socio y ha dicho que la abstención del PSOE no es un voto en contra, de manera que saldrá adelante en el Congreso. Ha querido dejar claro además que no tiene nada "contra" Pedro Sánchez, que es el líder de la oposición en España.
Ha agregado que no tiene ninguna intención de interferir en la vida del PSOE ni de provocar "polémica" con nadie.
(SEGUIRÁ AMPLIACIÓN)