Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Susana Díaz destaca el "gran cambio" en su Gobierno para afrontar crecimiento y recuperación de derechos en Andalucía

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha defendido este viernes que ha decidido hacer un "gran cambio" en su Gobierno para afrontar una nueva etapa en Andalucía de crecimiento económico y creación de empleo y de recuperación de derechos para los ciudadanos.
En una entrevista con Canal Sur Radio recogida por Europa Press, Susana Díaz ha indicado que ya sabía antes del debate sobre la situación de Andalucía que se desarrolló el miércoles ante el Pleno del Parlamento el impulso que quería darle a la comunidad y que, en este sentido, su nuevo equipo responde al proyecto que presentó en la Cámara.
Su nuevo Gobierno, según ha recalcado, "viene a dar un nuevo impulso a la gestión" en una legislatura muy importante en lo que tiene que ser la vida de los andaluces.
Ha apuntado que, hasta ahora, ha tenido un "gran Gobierno para gestionar una crisis muy dura", con consejeros con mucha experiencia que han gestionado con responsabilidad una crisis cruel, lo que ha permitido que en esta tierra no se pierdan derechos ni se despidan empleados públicos ni se cierren hospitales ni colegios públicos.
Según la presidenta, ahora entramos en una etapa distinta, donde Andalucía va a crecer económicamente y se va a generar mucho empleo, al tiempo que tenemos la oportunidad de demostrar que la recuperación se puede gestionar de manera distinta a lo que "nos está vendiendo la derecha", con nuevos derechos para la ciudadanía, como la matrícula gratuita en la universidad para los alumnos que aprueben o la renta mínima de inserción.
Ha señalado que, sin duda, hasta ahora Andalucía ha tenido una fortaleza, que su Gobierno "ha preservado lo público", pero ahora hay que dar un nuevo impulso e ir a más, ofreciendo más derechos y oportunidades a los ciudadanos, especialmente para los jóvenes.
La presidenta ha señalado que para esta nueva etapa ha contado con un Gobierno "joven, con fuerza y muy municipalista", que va a gestionar "con fuerza y con impulso" en un ecuador de la legislatura en el que Andalucía tiene que crecer y la gente recuperar calidad de vida.
Tras indicar que los consejeros que van a dejar su cartera son unos magníficos profesionales que tienen mucho que aportar a Andalucía, ha señalado que un buen dirigente tiene que reunirse de los mejores, eso es lo que ella intenta para darle a Andalucía el mejor Gobierno.
De otro lado, la presidenta ha criticado la actitud de la oposición en Andalucía, apuntando que le gustaría que el PP-A ejerciera de algo más que de "tertuliano" y fuera capaz de decirle a Mariano Rajoy que Andalucía no merece unos PGE tan "infames y crueles", que lastran la recuperación.
En cuanto a Podemos, ha considerado que debe valorar si sus votantes querían que fuera "de la mano del PP" en el Parlamento, primero para bloquear la constitución del Gobierno y luego para "bloquear sistemáticamente" las iniciativas para mejorar la vida de los ciudadanos.
Susana Díaz ha señalado que cuando la crítica es constructiva, ella incluso la hace suya y siempre recoge las cosas buenas para los andaluces, pero es evidente, a su juicio, que como esos partidos no tienen "argumentos" ni nada que aportar a los andaluces, "recurren al insulto".
Ha agregado que quiere ser la presidenta capaz de aunar el consenso político en el Parlamento para defender una financiación justa para Andalucía y la cohesión territorial, de manera que no haya ciudadanos de primera y de segunda en este país. Ha insistido en que tiende la mano al diálogo y en que PP-A, Podemos e IULV-CA tienen que pensar y valorar en este verano si Andalucía les merece más la pena que sus intereses partidarios.
Díaz ha recalcado que Andalucía merece que todos nos pongamos de acuerdo para reclamar una financiación justa y para evitar que la cohesión territorial se quiebre.