Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo pregunta al TJUE sobre el tamaño de las pocilgas y edad de sacrificio del cerdo ibérico

La Sala de lo Contencioso-Administrativo ha planteado una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para aclarar si determinados artículos del Decreto de 2014 que regula la calidad para la carne, el jamón, la paleta, y la caña de lomo ibérico es contrario al Derecho europeo. En concreto, pregunta sobre normas mínimas para la protección de los cerdos como el tamaño de las pocilgas -si deben ser de 2 metros cuadrados- o la edad mínima de sacrificio, fijada en 10 meses.
Se pide a la justicia europea que aclare si estas normas son compatibles con los artículos 34 y 35 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y con el artículo 3.1.a) de la Directiva 20008/120/CE relativa a las normas mínimas para la protección de los cerdos.
El alto tribunal atiende la petición del fiscal y de la Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino (ANPROGAPOR), que es la organización que recurrió contra el Real Decreto que establece los requisitos de cría, cebo y sacrificio de los animales. Los productores solicitan la nulidad del artículo 8 de esta norma.
El artículo cuestionado establece las condiciones de manejo para los cerdos ibéricos que dan origen a productos con la designación de cebo (animales alimentados con piensos en sistemas de explotación intensiva). El apartado 1 recoge que los que tengan más de 110 kilos de peso vivo deben disponer de una superficie mínima de suelo libre total por animal de 2 metros cuadrados, en su fase de cebo. En el apartado 2 se indica que la edad mínima al sacrificio será de 10 meses.
En su auto, del que ha sido ponente la magistrada Celsa Pico Lorenzo, el Supremo señala que dicho artículo proyecta su ámbito de aplicación en un doble sentido: para vender en cualquier país productos con denominación "ibérico de cebo" elaborados en España, y para vender en España productos con la misma denominación aunque no hayan sido elaborados en España.
AFECTA A LOS COSTES DE PRODUCCIÓN
Por ello, afirma que "el resultado es que el producto de cerdo ibérico elaborado en España (y también el producto elaborado en cualquier país para su comercialización en España) se ve sometido a unos costes de producción superiores y más gravosos que los exigibles para la elaboración y la comercialización de los mismos productos en el extranjero".
Añade que los dos productos -elaborados en España y fuera- se presentan ante los consumidores europeos como productos similares, lo que perjudicaría a los productores españoles para su labor de exportación al resto de la Unión Europea y, desde la perspectiva de las importaciones, perjudicaría a los productores europeos a la hora de comercializar sus productos en España.
La Sala concluye que "no es cuestión clara ni pacífica" que el artículo 12 de la Directiva 2008/120/CE, que establece requisitos más rigurosos para la protección de los cerdos en las explotaciones ganaderas y no la mejora de la calidad, "proporcione cobertura suficiente a la norma española cuestionada".
Asimismo, destaca que dicho artículo permite a los Estados aplicar normas más estrictas en su territorio, mientras que el Real Decreto cuestionado tiene una dimensión trasnacional al imponer condiciones más estrictas de cría no sólo a los cerdos criados en España sino también a los criados en los demás Estados de la Unión Europea destinados a los mercados españoles.
Por último, la Sala también tiene dudas sobre si el objetivo de la mejora de la calidad, por sí mismo, puede ser una excepción que justifique la restricción a la importación/exportación. En este caso, precisa que una cuestión controvertida entre las partes es si el aumento de la superficie de cría disponible conlleva o no una mejora de la calidad del producto elaborado.