Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo confirma condena a un guardia civil que amenazó con "romper la cara" a dos agentes que le detuvieron

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de un año de prisión y separación de servicio impuesto a un guardia civil por el Juzgado de lo Penal de Ferrol por un delito de atentado contra agentes de autoridad después de que éste forcejara y amenazara con "romper la cara" a dos policías que intentaron reducirle al comprobar que estaba de servicio y bajo los efectos del alcohol.
El alto tribunal desestima el recurso presentado por el guardia civil por los hechos ocurridos en enero de 2012 cuando el acusado estaba en un bar y tras haber ingerido alcohol, desenfundó el arma y se la enseñó a unos clientes del establecimiento, lo que hizo que los dueños del mismo avisaran a la policía.
Hasta el lugar se desplazaron dos agentes que intentaron sujetarle la mano ante el temor de que desenfundara la pistola y éste respondió con un empujón a uno de ellos, lo que derivó en un forcejeo donde intentó empuñarla. Finalmente los agentes lograron reducir al acusado el cual, ya en dependencias policiales, les dijo frases del tipo "ya te cogeré por Ferrol", "te voy a romper la cara" o "te voy a dejar sin dientes y vas a comer papilla".
SEPARACIÓN DEL SERVICIO
En esta sentencia se desestiman los dos motivos expuestos por la defensa argumentando que los hechos sí supusieron un grave daño a los ciudadanos y la Administración, como se recoge en el Régimen Disciplinario de la Guardia Civil y se respalda la respuesta de la Administración que le aparta del servicio.
"Existe plena y proporcionada correlación entre el hecho motivador y la respuesta sancionadora producida", reza el fallo que añade que la proporcionalidad en este caso "no ha sido quebrantada" y que la sanción impuesta "cumple con las exigencias de los controles" establecidos.