Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo respalda de nuevo el concierto con dos centros de educación diferenciada de Sevilla

La Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo (TS) ha vuelto a dar la razón, en una tercera sentencia, a los nueve centros de educación diferenciada por sexo existentes en Andalucía, fallando a su favor y reconociendo su derecho a concierto tras desestimar el recurso de casación interpuesto por la Junta de Andalucía contra la decisión del Tribunal Superior de Justicia andaluz (TSJA) de anular la resolución autonómica.
La Junta denegó el convenio, en este caso, a los centros 'Ángela Guerrero' (Sevilla) y Nuestra Señora de Lourdes (Carmona), ambos centros pertenecientes al Instituto de Vida Consagrada de las Hermanas de la Cruz, a partir del curso 2014-15.
El fallo se da en términos idénticos a los dos primeros, que atañen a los centros 'Altair' y 'Ribamar', y previsiblemente repetirá argumentos en los otros cinco casos, que trascenderán de forma progresiva en los próximos días, según manifestó a Europa Press la dirección jurídica, encabezada por la letrada Carmen Mora, de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) Andalucía, patronal que agrupa a más de 400 empresas educativas de todos los niveles, enseñanzas y titularidades y que ha representado en el proceso a los centros.
Al igual que las anteriores, se reconoce la legalidad del modelo pedagógico de educación diferenciada, la no discriminación y la entera compatibilidad con el artículo 14 de la Constitución.
Igualmente, reitera la Sala expresamente que la suspensión de este procedimiento, como pedían los letrados de la Junta de Andalucía, sin existir duda de la constitucionalidad del modelo y de la legislación, "produciría un perjuicio al derecho a la tutela judicial efectiva de las partes, en particular de la recurrente, ya que supondría perpetuar una situación que le priva del acceso a los fondos públicos para el mantenimiento de centros educativos, sin base legal"
Las hermanas de la Cruz, que forman a niñas entre tres y doce años, hacen una labor humanitaria "encomiable" ayudando a las familias más desfavorecidas de la sociedad, según expone CECE-A, que expresa su "satisfacción" por que "puedan seguir con su labor en el terreno de la educación ayudando a tantas niñas y a sus familias".