Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sortu cree "desproporcionado" elevar "a rango de atentado" unas "pintadas o arrojar basura en una sede" del PNV

El portavoz de Sortu, Arkaitz Rodríguez, cree "del todo desproporcionado elevar unas pintadas o arrojar basura en una sede" del PNV a "rango de atentado o de ataque", aunque considera que "la confrontación" con la formación jeltzale "debe dirimirse exclusivamente en términos dialécticos, de confrontación de ideas".
El dirigente de la coalición soberanista se ha referido, de esta forma, al hecho de que el PNV haya emplazado a Sortu a que exprese su posicionamiento respecto al ataque que este lunes sufrió la sede jeltzale de San Sebastián por un grupo de jóvenes ataviados con buzos blancos y las caras tapadas. Además de arrojar basura, colocado pancartas firmadas por Ernai (juventudes de Sortu), en las que se califica al PNV de "basura" y "mafiosos".
Además, la pasada semana, una decena de batzokis aparecieron con pintadas insultantes después de que los jeltzales firmaran el acuerdo de Presupuestos Generales del Estado con el PP.
En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Rodríguez ha criticado que "se estén elevando esos hechos a categoría de ataque o poco menos que de atentado" porque, "a tenor de algunas de las portadas de determinados medios de hoy, pareciera poco menos que estuviéramos en Alepo". "Nos parece muy desproporcionado", ha asegurado.
A su juicio, lo que ponen esos "hechos" de manifiesto es "un cabreo popular importante" en relación al pacto PNV-PP. "Sí me gustaría dejar claro que Sortu entiende que la confrontación con el PNV debe dirimirse exclusivamente en términos dialécticos, de confrontación de ideas", ha manifestado.
El representante de Sortu ha señalado que, "en un país en el que desgraciadamente cada año mueren decenas de trabajadores en accidentes laborales, en un país en el que miles de mujeres son víctimas de violencia de persecución machista, cuando no las asesinan directamente, estar elevando lo que no son en última instancia nada más que unas pintadas y arrojar basura en una sede política a rango de ataque o atentado", es "del todo desproporcionado".