Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sorpresa y malestar en las filas del PP por los registros en la sede de Madrid

Sede del Partido PopularEfe

El malestar y la sorpresa imperan esta tarde de jueves entre diferentes miembros del PP de Madrid por el hecho de que los registros que se están llevando a cabo en el marco de la operación Púnica se produzcan un día antes de que la presidenta del partido, Esperanza Aguirre, comparezca en la comisión de investigación sobre corrupción en la Asamblea de Madrid.

Fuentes populares han señalado a Europa Press que si bien venían denunciando el "circo" que se iba a producir este viernes con la presencia de Aguirre en la comisión parlamentaria, donde hablará sobre su relación con la Agencia de Informática y Comunicaciones de la Comunidad (ICM), no se esperaban estos registros pocas horas antes.
De hecho, la Guardia Civil ha estado presente en la sede del PP madrileño, en la calle Génova, donde han registrado el despacho del exgerente del PP de Madrid Beltrán Gutiérrez, que aunque dejó su cargo en noviembre de 2014, tras destaparse el escándalo de las tarjetas B de Caja Madrid, ha seguido trabajando como empleado del partido, donde lleva casi 20 años.
Pese a esta sensación de desconcierto que pesa sobre algunos, tanto desde el PP de Madrid como desde el PP nacional guardan silencio sobre lo ocurrido y no se esperan reacciones dado que todo entra parte de una investigación judicial.
La comparecencia de Aguirre este viernes se encuadra dentro de las sesiones sobre las supuesta corrupción en la antigua Agencia de Informática y Comunicaciones de la Comunidad de Madrid (ICM), incluida en la trama Púnica. No obstante, también se prevé que portavoces de los grupos parlamentarios de la oposición saquen a colación otros casos.
Aguirre tendrá que responder como responsable máxima de ICM hasta septiembre de 2012 en su cargo de presidenta de la Comunidad de Madrid.
La ahora portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid indicó ayer que estaba preparada para una comisión en la que cree que "le van a "montar un circo", ante lo que ha dicho estar "preparada" para que la llamen "corrupta", "intolerable" y "vieja".
A pesar de que la expresidenta regional recordó que los hechos investigados de la trama Púnica "son posteriores" a su mandato y se preguntó si convertirán en la comisión "una causa contra ella", Podemos mantiene que las presuntas irregularidades observadas en el caso de la Agencia empiezan a percibirse en 2006 con la rebaja de controles internos.
Por aquel entonces, entre 2007 y 2008 la actual consejera de Economía, Engracia Hidalgo, era la presidenta de ICM. Por ello comparecerá mañana antes de Esperanza Aguirre y será preguntada por el motivo del cambio de ICM de organismo autónomo a Agencia a partir de 2006. A la comisión también acudirá el empresario Alejandro De Pedro, uno de los presuntos conseguidores de contratos de la trama Púnica.