Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy renueva su confianza en Santamaría y pone a Cospedal en Defensa

Era y sigue siendo la mujer fuerte del Gobierno. Soraya Sáenz de Santamaría se mantiene como única vicepresidenta, coordinadora del Gobierno, y ahora se encargará de uno de los grandes retos, señalados por Rajoy: el desafío secesionista. Santamaría tendrá que vertebrar el Estado. El pulso independentista en Cataluña será un duro caballo de batalla y buscará solucionar, con Hacienda, el sudoku de la financiación autonómica que urge renovar, y además contentar a todas las Comunidades. Junto a ella, otra mujer cuyo nombre sonaba cada vez que Rajoy renovaba su Ejecutivo: María Dolores de Cospedal. Secretaria general del PP, se hace con la cartera de Defensa. Será la segunda mujer al mando de las Fuerzas Armadas. Pero no será ella quien lleve el control de los servicios secretos, que siguen en manos de Santamaría. Juntas, son las dos mujeres clave para Mariano Rajoy. Sus máximos apoyos, aunque ahora tendrán que limar sus asperezas para trabajar codo con codo en el mismo Ejecutivo. Un gobierno que tendrá otra voz : la de Mendez de Vigo, quien pasará a asumir la portavocía y nos contará cada viernes las novedades del Consejo de Ministros. En la parte económica, Rajoy no introduce grandes cambios. Las cuentas, Hacienda, seguirán en manos de Cristobal Montoro, que pierde administraciones públicas. Luis de Guindos, en Economía, seguirá vendiendo España y sus logros en Europa y en el mundo. Además, este último suma otra responsabilidad: Industria. No obstante, Rajoy no premia a ninguno de los dos con una vicepresidencia, para mantener así los equilibrios.