Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

SCC reivindica "un país normal" sin instituciones al servicio del independentismo

Manifestación contra la independencia en CataluñaEFE

El presidente de Societat Civil Catalana (SCC), Rafael Arenas, ha reivindicado "un país normal" donde las instituciones no estén al servicio del independentismo, y ha pedido más democracia y más neutralidad en los medios de comunicación públicos.

Lo ha dicho en el acto 'El Proceso nos roba', celebrado en la plaza Sant Jaume de Barcelona, donde Arenas ha aseverado que los presentes "también son catalanes", igual que aquellos que están a favor de la independencia de Cataluña.
"Los independentistas prometen el cielo en la tierra", ha dicho, y ha advertido que el Govern encabezado por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, está acumulando fuerzas para actuar en el momento que crean conveniente, a pesar de que, según él, ya se ha demostrado que no son mayoría.
Arenas ha asegurado que los independentistas siguen "chantajeando" al resto de catalanes y a los españoles, y ha subrayado que pese a al propaganda ellos no han abrazado la entelequia separatista.
"A las dificultades que tiene Europa, no podemos añadir una implusión nacionalista en España", ha dicho Arenas, y ha asegurado que defienden una España unida y democrática dentro de una Europa unida y democrática, pero cree que los independentistas amenazan estos proyectos.
"ARTEFACTO TÓXICO"
El vicepresidente de SCC, Joaquím Coll, ha asegurado que el proceso es "un artefacto profundamente tóxico, un caso paradigmático del populismo nacionalista" que, a su juicio, está surgiendo en Europa.
Coll ha exigido a los independentistas que salgan de su engaño y dejen de engañar a los ciudadanos, y ha defendido el lema 'Menos proceso y más progreso', porque, según él, el proceso impulsa la 'caza de brujas' a los no independentistas: "Por el hecho de que no haya violencia física no significa que hay violencia simbólica", ha dicho.
Ha señalado que el proceso soberanista "ni es legal ni dispone de ningún mandato democrático", y lo ha condenado al subrayar que roba muchas cosas a los ciudadanos.
Según SCC, el proceso les roba España, por lo que ha reivindicado que también es de los catalanes; les roba Cataluña, a la que reducen a "una caricatura histórica, social, sentimental, política", y les roba Europa, puesto que creen que la independencia les expulsaría de la Unión Europea.