Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sindicato de secretarios judiciales cree que Catalá ve la reforma del Registro Civil como una ley "impuesta o heredada"

Destaca que Justicia demuestra "pasividad" y exige que la normativa entre en vigor "sin más demoras y excusas"
El sindicato de Letrados de la Administración de Justicia (SISEJ) -anteriormente conocidos como secretarios judiciales-- lamenta que el Ministerio que dirige Rafael Catalá no trabaje para que la reforma del Registro Civil entre en vigor cuanto antes ya que, a su juicio, la considera como una "ley impuesta o heredada" del anterior ministro en la materia.
SISEJ destaca en un comunicado que la prórroga de la entrada en vigor de la Ley 20/2011 de Registro Civil demuestra la "pasividad, falta de previsión e improvisación" del Ministerio de Justicia y del propio Gobierno.
En este sentido, insisten en que la reforma de dicha ley debe entrar en vigor ya "sin más demoras y excusas" y garantizar el carácter del servicio público registral "como un servicio accesible, gratuito y eficiente" porque debe destinarse a satisfacer el interés de los usuarios y "no meramente intereses laborales o corporativos".
El sindicato recuerda que en 2011 los representantes de los secretarios judiciales consensuó con el Partido Popular que "la mejor forma de organizar en el futuro el servicio público registral era mediante una nueva normativa del Registro Civil".
Aunque subraya que el actual ministro de Justicia no es el mismo que en 2011, hace hincapié en que Catalá lleva en el cargo desde la legislatura pasada y parece que "no haya tenido tiempo para determinar un proyecto propio sobre registros civiles, y para exponer públicamente su proyecto".
Además, el sindicato cree el ministro de Justicia se comporta como si fuera una ley impuesta o heredada que se preferiría "derogar directamente, pero sin atreverse a dar los pasos".
"APARENTE DESPRECIO"
Por otro lado, SISEJ se queja de que en la exposición de motivos para dilatar la entrada en vigor de dicha normativa no mencione ni siquiera la reforma introducida por la ley de Jurisdicción Voluntaria en materia de competencia matrimonial y sólo motiva la modificación de un artículo por el cuál los discapacitados mentales o sensoriales no tendrán que presentar un informe médico para casarse.
"Este aparente desprecio se explica, en parte, por la oportunista técnica legislativa de utilizar una norma en trámite (*) para atrasar la entrada en vigor" de la Ley del Registro Civil y "determinados artículos del Código Civil", afirma SISEJ. "A este nivel se ha llegado con la improvisación sobre una materia que el Ministerio debería considerar prioritaria", añade el sindicato.
Por último, lamentan la "falta de planificación y previsión" del Ministerio, así como las negociaciones "poco transparentes" con los sindicatos al no tener en cuenta a los "principales destinatarios" de la reforma como son los ciudadanos. "Son ellos los que deben ser escuchados con carácter fundamental, como usuarios y usuarias del servicio público del Registro Civil no puede negarse el papel de las cortes generales como representantes de la nación", explican los secretarios judiciales.