Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy antepone el cumplimiento de la ley a la reforma de la Constitución

Sesión de control al Gobierno en el SenadoEFE

El desafío soberanista catalán ha centrado buena parte de las interpelaciones al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy en la sesión de control al Gobierno en el Senado. En respuesta al portavoz de CiU, Rajoy ha insistido en que es "obligación" de la Generalitat de Cataluña cumplir la ley, que impide la celebración de un referendum independentista el 9 de noviembre, en vez de "atentar contra los derechos del resto de los ciudadanos". Al PSOE le ha reprochado que no aclare el sentido y el contenido de la reforma de la Constitución y le ha acusado de quedarse en "eslóganes".

Mariano Rajoy, ha insistido en que es "obligación" de la Generalitat de Cataluña cumplir la ley, que impide la celebración de un referendum independentista el 9 de noviembre, en vez de "atentar contra los derechos del resto de los ciudadanos", y ha considerado "triste" que haya diputados de CiU que sostengan lo contrario.
"Deberían ustedes reflexionar. Parece que no se equivocan nunca", le ha dicho Rajoy al portavoz de CiU en el Senado, Josep Lluís Cleries, quien le ha preguntado en la sesión de control al Gobierno en la Cámara Alta por la celebración de la consulta catalana.
El senador ha hecho una encendida defensa del referéndum del 9 de noviembre, ha asegurado que los catalanes "votarán en libertad" y que lo democrático es poder hacerlo. "Por el bien de la Marca España, no repitan más eso de que votar fractura y es ilegal", le ha dicho al presidente, antes de cerrar su intervención con un ¡Visca Cataluña!
Rajoy le ha respondido que en España se ha votado "más de 60 veces" y que esa no es la cuestión. "Se trata de que todos los gobernantes tienen obligación de cumplir la ley", ha dicho, porque sin ley no hay democracia. "Es triste ver que haya algunos diputados que sostienen que lo que hay que hacer es incumplir la ley después de lo dicho por unanimidad por el Tribunal Constitucional. Eso sí es claramente incompatible con la democracia", ha añadido.
Criticas a la reforma constitucional del PSOE
Rajoy también ha reprochado en este caso al PSOE que no aclare el sentido y el contenido de la reforma de la Constitución y le ha acusado de quedarse en "eslóganes". "Hoy he aprendido que soy yo el que tiene que decir el contenido de la reforma de la Constitución que ustedes quieren hacer. Bueno, hemos dado un paso en la buena dirección", ha afirmado.
Así ha cerrado el jefe del Ejecutivo su respuesta a la pregunta de la portavoz del Grupo Socialista en el Senado, María Chivite, que se ha estrenado en su cargo preguntando a Rajoy por sus previsiones ante la reforma de la Carta Magna que plantean los socialistas.
Rajoy ha asegurado que, aunque su prioridad ahora es el crecimiento económico el empleo, está "dispuesto a escuchar" las propuestas del PSOE, pero ha advertido al principal partido de la oposición de que es necesario decir "con meridiana claridad qué se quiere hacer" y con qué apoyos se pretende contar.
"No vale hacer eslóganes, ni frases sin contenido. Es un tema lo suficientemente serio para que hablemos en serio y si ustedes quieren hacerlo, digan con claridad al conjunto de los españoles qué quieren hacer, para qué y con quién", ha remachado.
Chivite ha coincidido con el presidente del Gobierno en que es un tema "serio" y ha añadido que lo es "lo suficiente" como para que "sea el Gobierno el que tome la iniciativa de abrir la Constitución" y comenzar a "dialogar".
La senadora socialista ha insistido en que la Carta Magna precisa "evolucionar" como lo ha hecho la sociedad española y ha apostado por dar pasos en la renovación "sin radicalismos, pero con decisiones". Y le ha avisado de que "el consenso es la virtud de la reforma y no un pretexto en la que ampararse" para no plantearla.
Sin embargo, tras escuchar a la portavoz del Grupo Socialista, Rajoy, que ha reconocido las "buenas intenciones" del PSOE, ha apuntado que lo que entiende es que los socialistas quieren una reforma pero esperan que sea el presidente del Gobierno el que diga "cuál es el contenido" de la misma. "Es muy complicado", ha apuntado, entre los aplausos de su bancada.