Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy: "A mí nadie me ha pedido un referéndum"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha vuelto a dejar claro que "a mí nadie me ha pedido un referéndum", en referencia a su reunión con el presidente de la Generalitat el pasado 20 de septiembre en el Palacio de la Moncloa . Rajoy también considera que la convocatoria de elecciones anticipadas en Cataluña es una "huida de la responsabilidad" por parte del presidente Artur Mas y ha acusado a la Generalitat de Cataluña de "buscarse un enemigo exterior" para evitar que se hable de su gestión.

Así le ha respondido Rajoy a la senadora de CiU Montserrat Candini en la sesión de control al Gobierno en el Senado. El presidente ha asegurado que el jefe del Ejecutivo catalán, Artur Mas, no le comunicó en la entrevista entre ambos el 20 de septiembre todo lo que ha ido anunciado después y que se centró en exigirle una financiación propia para Cataluña, que le instó además a aceptar o a atenerse "a las consecuencias". "Me atengo a las consecuencias, pero la democracia no es eso", ha añadido.
"A mí nadie me ha pedido un referéndum", ha añadido Rajoy, para aclarar que tampoco podría autorizarlo porque es responsabilidad de las Cortes. Y estas, ha subrayado, deberían reformar la Constitución. Ese es el proceso legal. "Estoy obligado a cumplir la ley. Le pido que me demande cualquier cosa, pero que no me pida, porque es absurdo y no tiene sentido, que incumpla la ley", ha dicho a la senadora.
La portavoz de CiU le había pedido a Rajoy su opinión sobre el referéndum de independencia que se celebrará en 2014 en Escocia, un asunto de Estado que el presidente no ha comentado, como tampoco, ha precisado, opina de que el Reino Unido no pertenezca al euro.
Monserrat Candini ha puesto como ejemplo para España este caso escocés, a su juicio, una "extraordinaria lección" que pone en evidencia la acusación que esta tarde le ha lanzado a Rajoy: tiene "miedo a la democracia". Ha asegurado que Cataluña se siente agraviada a pesar de su aportación a la transición, sus apoyos a varios gobiernos, el respaldo al Rey el 23-F y su contribución a la entrada en Europa y el euro, y que ha recibido "a cambio" maltrato y deslealtad institucional.
Mariano Rajoy ha defendido que España es el país de Europa "que lleva más tiempo" unido, que Cataluña "ha hecho mucho por España y con España" y que desde la Constitución de 1978 el país ha ganado bienestar y riqueza. Todo lo cual, ha añadido, debería valorarse, en un mundo además en el que "se habla de uniones de todo tipo".
"Multiplicar los problemas sin solucionar ninguno no conduce absolutamente a nada bueno. Como le dije al presidente de la Generalitat. creo que deben ustedes hablar, dialogar y escuchar", ha añadido.
Voluntad de diálogo
Precisamente Rajoy ha insistido después, en respuesta a una pregunta del portavoz de Entesa Catalana pel Progrés, José Montilla, en este ofrecimiento de diálogo, pero ha recordado que "para que se pueda hablar y dialogar las dos partes tienen que querer hacerlo". Rajoy ha garantizado que "esa voluntad existe" por su parte, pero siempre acompañada de "firmeza" para defender la Constitución, los estatutos de autonomía y la legislación vigente.
En este contexto, ha insistido en que Mas se limitó a acudir al encuentro en el Palacio de la Moncloa diciendo "o lo tomas o lo dejas, y si lo dejas tendrá consecuencias". "Lo serio, lo sensato, lo razonable, lo propio de un buen gobernante es hablar y escuchar", ha dicho el jefe del Ejecutivo.
A juicio de Montilla, el presidente de la Generalitat viajó a Madrid a "buscar la llave" para convocar elecciones anticipadas, algo que Rajoy le puso "fácil". "No sé si Mas vino sólo a buscar una coartada para convocar las elecciones, no lo sé --ha respondido Rajoy--. Yo no lo he dicho, no tengo argumentos para darle la razón ni para quitárselos. Probablemente sí, o no".
El presidente del Gobierno también ha resaltado las palabras de Montilla poniendo de manifiesto que la crisis con Cataluña no favorece la marca España, la interlocución con el resto de países o que "hay quien confunde país con partido e ignora la pluralidad de Cataluña". "Ha dicho muchas cosas muy interesantes y seguro que está de acuerdo mucha gente", ha subrayado Rajoy.
Dicho esto, ha vuelto a mostrarse dispuesto a "dialogar, escuchar y hablar", lo que considera "propio de las personas en un sistema democrático". Además, ha negado que se le pueda tachar de "inmovilista" y ha recordado algunas decisiones del Ejecutivo en política autonómica, como el plan de pago a proveedores o el fondo de liquidez.
Secuestrar y petrificar la Constitución
Precisamente sobre este asunto Montilla ha acusado al presidente del Gobierno de "poca preocupación" por los problemas derivados del Estado de las autonomías y la cohesión territorial y le ha advertido de que un proyecto común "no se defiende sólo proclamándolo", sino que "se deben revolver problemas, acoger justas reclamaciones y potenciar la diversidad como mejor garantía de la cohesión territorial".
El portavoz de Entesa ha recordado a Rajoy que en la actual situación tiene tres caminos --ignorar los problemas territoriales, combatirlos con actitudes inmovilistas que sólo pueden agudizar las tensiones y trabajar para encontrar puntos de encuentro-- y le ha preguntado si tan difícil era atender a las protestas de Cataluña y abrir la negociación de un nuevo sistema de financiación, que debe ser revisado el próximo año.
Montilla ha compartido que el Gobierno quiera "proteger" la Constitución, pero ha lamentado que "a veces da la sensación de que quieren secuestrarla y petrificarla". "La desafección de una gran parte sociedad catalana viene de lejos, pero la crisis y los desacuerdos institucionales la han acelerado", ha advertido antes de avisar de que este movimiento no se trata de "un suflé pasajero".
"¿No le preocupa como presidente del Gobierno esta situación?", ha preguntado el expresidente de la Generalitat, que ha dejado claro que "ni el uso de la fuerza ni la secesión unilateral son posible" pero ha apostado por reformas "que posibiliten un mejor encaje de Cataluña", respetando y reforzando su autogobierno.
Trabajar todos juntos
Durante la pregunta, Rajoy también ha analizado la política autonómica y ha subrayado su convencimiento de que todas las administraciones públicas "son España y son Estado", ante lo que deben trabajar juntas para resolver los problemas que atraviesa el país.
"Yo esto me lo tomo en serio, procuro tomarme todo en serio --ha garantizado el presidente--. Estamos haciendo un gran esfuerzo con un gran objetivo nacional que no es sólo del Gobierno sino que debiera ser del conjunto de las administraciones y de los españoles".