Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moncloa cesa al delegado del Gobierno en Valencia tras su detención

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros el cese del delegado del Gobierno de Valencia, Serafín Castellano, detenido este viernes por la Policía acusado por corrupción en la concesión de contratos públicos durante su etapa como consejero de Gobernación de la Generalitat Valenciana.

La 'número dos' del Ejecutivo ha anunciado esta decisión "tras las informaciones conocidas de que se halla incurso en una investigación judicial".
Serafín Castellano ha sido detenido esta mañana junto a otras ocho personas acusado de hacer presuntos favores a una empresa a la que se le adjudicó contratos para la extinción de incendios cuando ocupaba el cargo de conseller de Gobernación por un importe de más de 33 millones de euros.
Fuentes de la investigación señalan que Castellano recibió regalos de la empresa que obtuvo los contratos. Entre esos regalos figura un rifle de caza, así como los costes de cacerías a las que Castellano asistía invitado por esta empresa dedicada a la extinción de incendios y a tratamientos agrícolas cuyo responsable es el empresario Vicente Huertas. Su esposa también habría recibido joyas como regalo.
Es la primera vez que el Gobierno actúa tan rápidamente con un cargo público acusado de corrupción.
Serafín Castellanos fue protagonista en la noche electoral cuando abrazó a la alcaldesa en funciones de Valencia, Rita Barberá. Ella le dijo al delegado del Gobierno, hoy detenido, "que hostia, que hostia" en referencia a los resultados obtenidos por el PP.