Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado se da un tiempo para pensar si adelanta sus horarios y opta de momento por acabar a las 21 horas

El Senado se va a dar un tiempo para debatir a qué hora comienzan sus Plenos y si adelanta el arranque de estas sesiones como ha decidido el Congreso de los Diputados, que este mismo martes estrena nuevo horario de inicio a las tres de la tarde, una hora antes de lo habitual en las últimas legislaturas. Mientras tanto, la Cámara Alta mantendrá el criterio de no prolongar el Pleno más allá de las nueve de la noche.
"Es una decisión que vamos a tomar con mucha calma para no equivocarnos", ha explicado el vicepresidente primero del Senado, Pedro Sanz (PP), tras las reuniones de la Junta de Portavoces y de la Mesa de la Cámara Alta, en las que se ha tratado el cambio horario en el Congreso.
El Senado celebra Plenos cada quince días, que comienzan los martes a las cuatro de la tarde y se prolongan hasta los miércoles por la tarde o los jueves, según los asuntos que se tengan que tratar.
Pedro Sanz ha recordado que la institución mantiene el criterio de terminar las sesiones de Pleno entorno a las 21 horas, según se decidió el año pasado, y ha asegurado que a su juicio "no es importante cuándo se empiece sino cuándo se acaba".
Ha expuesto que son muchas las fórmulas posibles, como arrancar los Plenos a las 12 del mediodía, aunque luego se mantenga el parón de dos horas para comer. "Pero no es tanto cuándo se empieza sino cuándo se termina, que es quizá lo más importante", ha insistido.