Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado aprueba la Ley de Abdicación con el apoyo del 89 por ciento de la Cámara

El Pleno del Senado ha aprobado este martes con el apoyo del 89 por ciento de la Cámara la ley que regula la abdicación de Juan Carlos I y da vía libre a la proclamación este jueves de Felipe de Borbón y Grecia como nuevo Rey de España ante las Cortes Generales. La denominada Ley de Abdicación, que este miércoles será sancionada por Don Juan Carlos en el Palacio Real, ha contado con 233 votos a favor, 5 en contra y 20 abstenciones.

Los apoyos han llegado de la mano de los senadores de PP, PSOE, PSC, UPN y Foro mientras que han votado en contra los representantes de IU, ICV y ERC. CiU, PNV y Coalición Canaria han optado por la abstención y Amaiur no ha participado en la votación.
La votación en el Senado no ha sido a mano alzada como en el Congreso sino telemática, como es habitual, y no se ha producido tampoco ninguna sorpresa en el Grupo Socialista, donde ningún senador ha roto la disciplina de voto como sí sucedió en la Cámara Baja.
Antes de la votación final de la Ley, el Pleno ha rechazado los vetos presentados por IU, ICV y ERC pidiendo la devolución de la ley al Congreso y la convocatoria de un referéndum en el que ciudadanos elijan entre monarquía o república. Cada uno de los vetos ha recibido 5 votos a favor (los de los proponentes), 18 abstenciones (CiU y PNV) y 236 en contra.
Vetos a la ley de abdicación
La sesión ha comenzado puntual a las 16.00 horas con el debate de los vetos. El senador de IU José Manuel Mariscal ha sido el encargado de abrir el debate e, igual que después sus compañeros de ICV y ERC en la defensa de sus vetos, ha criticado la escasa presencia de miembros del Gobierno en el Hemiciclo para asistir al debate.
Mariscal ha reprochado que se prive al pueblo de decidir el modelo de Estado y ha augurado que las elecciones municipales de 2015 se convertirán en unos comicios con carácter constituyente, con el "precioso antecedente" de las celebradas el 12 de abril de 1931, que derivaron en la proclamación de la II República.
Ha recordado que el 63 por ciento del actual censo electoral no tuvo oportunidad de votar la Constitución y por eso ahora "es la hora de la democracia" y que la ciudadanía "decida su futuro". Según ha advertido, ya no está vigente el miedo "inoculado durante 40 años de franquismo y utilizado durante la Transición" y hoy "el pueblo quiere decidir".
ERC, derecho a decicir como en Cataluña
Por su parte, la senadora de ERC Ester Capella ha acusado a los partidarios de la ley durante la defensa de su veto de "sustraer una vez más a la ciudadanía el derecho de poder decidir" como pretenden hacer en Cataluña, y de "cerrar la puerta a la democracia".
En este sentido, ha manifestado que "los fantasmas de los dos asuntos más polémicos" durante la redacción de la Constitución en la Transición, como son, a su juicio, el modelo territorial de España y la jefatura de Estado, han vuelto al Congreso, y que "deberían ser resueltos de manera democrática dando al pueblo el derecho a decidir".
La abdicación no es ajena al 25M
Por ICV, Joan Saura ha asegurado que el resultado de las elecciones europeas pone "fin a una etapa política" y que la decisión del Rey de abdicar no es "ajena" a ese resultado electoral. El momento político en el que se produce, ha añadido, es de crisis económica, social y territorial, pero sobre todo de crisis "moral".
"La corrupción está en el centro y tiene un efecto fulminante: la valoración negativa de los partidos y de la misma monarquía, con las consecuencias de la desafección, la indignación, el alejamiento de las instituciones. La abdicación se produce en un momento de crisis moral y es necesario darle respuesta", ha dicho el senador.
El PP defiende "la concordia" de 1978
Desde el Partido Popular, su portavos, el senador, José Manuel Barreiro, ha defendido el trabajo del Rey en casi 40 años de reinado y ha pedido al resto de partidos que no rechacen "lo mucho" que han hecho juntos en estas décadas, sino que mantengan "la concordia" de 1978 como base para el periodo que se abre ahora con la sucesión en la Corona.
Barreiro ha intervenido ante el Pleno para defender el proyecto de ley y rechazar los tres vetos presentados a la Ley de Abdicación en la Cámara Alta, presentados por ICV, IU y ERC. El portavoz ha tratado de centrar el debate en la exclusiva abdicación del Rey que regula la Constitución, no entre monarquía y república. "Hoy venimos a hablar de si respetamos el pacto constitucional o no, si estamos con la Constitución o no. Ese es el debate", ha dicho.
Ha insistido en que ese pacto constitucional permite que la Carta Magna regule su propia reforma y ha animado a quien quiera cambiarla a intentarlo. "El debate no es monarquía o república, la estructura territorial del Estado. Ahora bien, si ustedes quieren plantear ese debate, la Constitución establece los mecanismos", ha defendido.
El portavoz ha rechazado como argumento que se pida un referéndum sobre la forma de Estado por el hecho de que una buena parte de la población española no haya votado la Constitución; es algo que ocurre en otros países, como los Estados Unidos con su constitución del siglo XIX, sin que este debate se plantee, ha dicho.
Y ha añadido que la Carta Magna española fue apoyada por "la gran mayoría" de los españoles en 1978 y en comunidades como Cataluña, por ejemplo, con más apoyo que el Estatuto de Autonomía. "Y no seré yo quien no dé validez democrática a esos estatutos. Evidentemente que sí. Al menos permitanme decir que la Constitución del 78 tiene cuando menos el mismo refrendo", ha añadido.
Votación electrónica
La votación se realizará de forma electrónica y los partidos reproducirán la postura que ya manifestaron en el Congreso. Así, PP, PSOE, PSC, UPN y Foro votarán a favor; CiU, PNV y Coalición Canaria se abstendrán y IU, ICV y ERC votarán en contra. Previsiblemente, Amaiur no participará en la votación.
Además, a diferencia de lo que sucedió en el Congreso, la dirección del grupo socialista no espera que ninguno de sus parlamentarios rompa la disciplina de voto y opte por la abstención o se ausente del Hemiciclo para no participar en la votación.