Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La "edad de plata" de la Semana Santa se prepara con 3 millones de cofrades

Semana Santa, en Sevillacuatro.com

Tres millones de cofrades participarán con sus cofradías, más de 10.000 en toda España, en la "edad de plata" de la Semana Santa. Las procesiones vivieron una profunda crisis en los años 60 y 70, pero se han recuperado con "una vitalidad asombrosa".

Unos tres millones de cofrades forman parte de las 10.000 cofradías de toda España que se preparan estos días para la Semana Santa, una fiesta que atraviesa en estos momentos su "edad de plata" aunque en el marco de una sociedad "secularizada" en la que las procesiones se convierten en una forma de acercar la Iglesia al pueblo.
El profesor de la Universidad de Navarra y delegado diocesano de Cofradías y Hermandades de La Rioja, Fermín Labarga, ha explicado que durante los últimos 25 años, la Semana Santa y las cofradías en España están disfrutando su "edad de plata" gracias al número de personas que conforman las hermandades, al arraigo y al incremento del patrimonio artístico. Para el profesor de la Universidad de Navarra son "patrimonio inmaterial de la humanidad".
En todo caso, en los años 60 y 70, las cofradías españolas atravesaron una crisis porque fueron "unos años de transición en todos los sentidos" pero después la gente volvió a recuperar sus tradiciones, recobrando las procesiones "una vitalidad asombrosa". Precisamente, Labarga apunta que mucha gente joven se acerca a ver los Pasos.
No obstante, advierte de que el hecho de que muchas personas vayan a ver las procesiones no significa que estas personas vayan a misa todos los domingos. "No podemos engañarnos", avisa el experto, para subrayar que España está viviendo en estos momentos "la Semana Santa de la sociedad secularizada". Según ha matizado, si no fuera por estas procesiones, hoy en día, el contacto con la Iglesia de mucha gente sería muy escaso.
Inicios sencillos
Al principio, según explica el experto, eran procesiones "muy sencillas" en las que participaban dos tipos de hermanos, los de disciplina, que se flagelaban como una prueba de su devoción, imitando la Pasión, y los hermanos de luz, que iban con antorchas. Normalmente, solo se llevaba un crucifijo y no será hasta mediados del siglo XVI cuando se vayan incorporando imágenes como el Cristo crucificado, el Nazareno y, más tarde, los grandes Pasos representando escenas completas de la Pasión.
Para el experto, el motivo de que en España hayan tenido más arraigo puede encontrarse en "la forma de ser de los españoles", en el "temperamento hispano". En este sentido, algunos pensadores han atribuido este arraigo al hecho de que el pueblo español está "muy obsesionado con la muerte" y "la muerte de Cristo es el paradigma de toda muerte, que se supera a sí misma por la Resurrección".