Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santisteve, alcalde de Zaragoza: "No tengo inconveniente en repetir como candidato de ZEC a la Alcaldía"

El alcalde cree que con el liderazgo de Pedro Sánchez "tiene que haber un cambio de proceder" en el grupo municipal del PSOE
El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha asegurado que no tiene inconveniente en repetir como candidato de Zaragoza en Común (ZEC) a la Alcaldía en las próximas elecciones municipales de 2019. "No lo excluyo", ha dicho.
Santisteve ha precisado, en una entrevista concedida a Europa Press, que esa decisión la tendrá que tomar cuando proceda: "No digo ni sí, ni no". Asimismo ha remarcado: "No lo excluyo para nada".
"Si ZEC tiene un proyecto estratégico que llevar adelante y si soy una pieza importante no tengo inconveniente, pero quiero que se defienda la esencia del municipalismo, como regeneración democrática, asumir los retos importantes y el trabajo en común y colaborativo, además de vencer la percepción de la política de riña y confrontación y bloqueo para acercarnos a los ciudadanos", ha explicado.
Sobre la posibilidad de que pueda aparecer un rival dentro de ZEC, Santisteve ha apuntado que aun no se lo ha planteado, que él ha llegado a esta plataforma ciudadana porque "podía mediar entre sensibilidades".
Tras describirse como "dialogante, abierto y dispuesto a tender puentes entre gente diversa", ha apostillado: "Esa es mi función en la Alcaldía y desde luego que hay gente mejor que yo. No he venido a hacer de la política mi vida, se trata de un compromiso cívico con los vecinos, pero nadie es imprescindible".
Por ello, ha señalado que "si alguien se quiere postular que se postule, no lo interpreto en la clave de siempre, de rivalidad".
COMPROMISO ÉTICO
Pedro Santisteve ha declarado que no se arrepiente de haber accedido a la política porque ha asumido un "compromiso ético con los vecinos y era una obligación moral dar el salto a las instituciones".
Tras estos dos primeros años ha dicho estar "contento y satisfecho" porque se han abierto expectativas en ámbitos muy interesantes, sobre todo en Cultura", y ha avanzado que "se verá en otoño".
El alcalde ha relatado que "hay una escisión entre la vida política e institucional con lo que ocurre en la calle", al tiempo que ha incidido en que la proximidad a la ciudadanía es uno de los valores de ZEC.
"Hay que dar pie a que la inteligencia colectiva se exprese. Hace falta más decencia y un cambio de perspectiva en la estrategia de funcionar hacia los ciudadanos", ha opinado.
Aunque los "tiempos van acelerados y hay cambios que eran imperceptibles", el alcalde ha imaginado el final de legislatura "con mucho mas conocimiento de la institución y unas líneas estratégicas claras que se habrán consolidado y otras que estarán iniciándose".
"No hay línea en la que no hayamos intentado transmitir vitalidad y ganas de cambio y eso, a veces, provoca cierto contagio y estímulo", ha sintetizado, para indicar que habrá que hacer un mapa con los servicios que se puedan hacer mejor mediante la gestión directa, y restablecer el dialogo con PSOE y CHA, con Ciudadanos y PP. "Si tienen algo que aportar, les escucharemos".
Ha adelantado que antes del final del mandato "hay que perseguir acuerdos" con el presidente del Gobierno de Aragón, el socialista Javier Lambán, entre los que ha citado la deuda, asunto en el que ha confiado "plenamente en dar un empujón y con diálogo, que es fundamental".
"CAMBIO EN EL PSOE"
Santisteve ha defendido que con la llegada de Pedro Sánchez a la Secretaría General del PSOE "tiene que producirse un cambio en la forma de proceder del grupo municipal socialista", al estimar que "es incomprensible lo que pasa ahora", por lo que ha abundado en que "tiene que ir habiendo gestos de que se va a cambiar".
Ha comparado esta situación con su relación con otros socialistas, como el alcalde de Huesca, Luis Felipe, con quien "no tengo problema con hablar de políticas municipales que llevamos en común, como la gestión directa de servicios públicos que, aquí en Zaragoza, se ha enquistado por una visión del PSOE que no entiende nadie".
Tras criticar que los socialistas no quisieron que la comisión de investigación de Ecociudad se remontara a la anterior legislatura y se centrara en los primeros meses de ZEC, Santisteve ha subrayado que "esa política de desgaste del PSOE no se entiende", lo ha atribuido a "las contradicciones internas del PSOE en el Ayuntamiento, en relación al cambio que se opera con llegada de Pedro Sánchez a la Secretaría General".
Según el alcalde, "hay una situación de evidente descompensación que ha dificultado la interlocución" y ha considerado que "no hay una interlocución clara con el PSOE por incumplimientos evidentes, como Ecociudad".
En su opinión, lo que subyace en el grupo socialista, "es más una cuestión personal de sensibilidades heridas, vanidades o carreras políticas que se han podido ver alteradas por la irrupción de una plataforma ciudadana como ZEC. A nosotros nos gusta hablar de políticas y con el PSOE nos podemos poner de acuerdo en aspectos sociales y de vivienda, pero falta una interlocución clara", ha reiterado.
REMUNICIPALIZACIÓN: LA NORMA, NO LA EXCEPCIÓN
Para el alcalde, la remunicipalización es un debate que "viene con el signo de los tiempos" y además los ayuntamientos necesitan instrumentos para gestionar "derechos que deben ser entendidos como Derechos Humanos porque sostienen la vida, como son el aire, la alimentación, el agua o la energía", ha enumerado y que "deben ser objeto de especial cuidado por las administraciones públicas".
Así, ha resaltado que la gestión directa de servicios públicos "tiene que ser la norma y no la excepción" al esgrimir que "es hablar de ahorro para los vecinos, de mejora en la calidad de la prestación del servicio y asegurar unas condiciones de trabajo dignas. Siempre que se cumplan las tres hay que proceder".
No obstante, ha lamentado que el PSOE es "radicalmente contrario a esto", y ante el próximo intento de rescatar el servicio de parques y jardines, ha opinado que "estaría bien que el PSOE se sumara", al recordar que los estudios cifran un ahorro de 3 millones de euros, que se reinvertirán y se dedicará más dinero, porque "no es solo reducir la huella de CO2 sino generar una convivencia".
Al respecto, ha comentado que el rescate implicaría autogestión por los vecinos, espacios de gestión común intergeneracional. "Tiene una potencialidad que va mas allá de poner flores o podar árboles. Tener autonomía y disponer de dinero para sanearlos es clave porque cada día hay más zonas verdes", ha esgrimido.
Según Santisteve, el proyecto de ZEC "va más allá de lo personal, y el municipalismo tiene el reto de plantear con los vecinos como queremos la ciudad a 10 ó 20 años, tanto en cohesión social, como en lucha contra el cambio climático", al ser los dos "retos" de la ciudad.
"Hay que generar una ciudad más inclusiva y acogedora, que la gente tome las riendas de la vida pública y el experimento de ZEC es un buen ejemplo de lo que debería extenderse a futuro", ha puesto de manifiesto. El alcalde ha agregado que es partidario de dedicar más de cinco millones a los presupuestos participativos", y se ha mostrado convencido de que "se puede hacer en la sociedad digital en la que vivimos".
INMATRICULACIONES
Sobre las inmatriculaciones de la Iglesia en Zaragoza, ha dicho que "lo solventarán los tribunales de la UE y, tarde o temprano, ocurrirá lo que ya ha pasado, que España ha sido condenada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos a pagar 600.000 euros por una inmatriculación realizada por la Iglesia de forma irregular", y ha apremiado al Gobierno de la nación a "darle una vuelta a la situación".
Sobre el proceso judicial abierto por este asunto, Santisteve ha indicado que desde el Gobierno municipal se planteó un acto de conciliación y "a partir de ahí, se ha judicializado y no hay nada más que hablar", ha finalizado diciendo.