Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alcalde de Santiago defiende su "libertad de expresión" ante la posible denuncia de un sindicato policial

El alcalde de Santiago, Martiño Noriega, ha defendido su "libertad de expresión" ante la posibilidad de que sea denunciado por la Unión Federal de Policía, que el pasado martes avanzó que estudia medidas legales contra el regidor por sus declaraciones sobre la actuación policial durante las manifestaciones por el desalojo de un edificio okupado.
"Las hemerotecas están ahí y mi voz está ahí. Otra cosa es lo que los medios digan de mí o pongan en mi boca. Hay cosas que yo no dije". Así se ha expresado este miércoles el primer edil santiagués a preguntas de los medios sobre la posibilidad de que sea denunciado por este sindicato, del que Noriega ha opinado que cuenta "con muy baja representatividad en el cuerpo de Policía".
Luego de la marcha del pasado sábado en apoyo a Escárnio e Maldizer --colectivo que okupó un edificio como centro social que fue desalojado a finales de mayo-- que se saldó con cargas policiales, dos detenidos y 116 identificados, Noriega expresó que el conflicto "se podría haber evitado trabajando responsablemente" y valoró la "resistencia pasiva" ejercida por los manifestantes.
El martes, la Unión Federal de Policía anunció que estudia medidas legales contra el alcalde de Santiago, ya que sus palabras "pueden ser motivo de infracción" y exigieron "a todas las autoridades competentes que estudien minuciosamente sus declaraciones por si de ellas se pudiera derivar algún tipo de responsabilidad".
"LIBERTAD DE EXPRESIÓN"
Preguntado sobre esta cuestión, Martiño Noriega ha expresado que "todas" sus declaraciones las realiza "desde la responsabilidad", "la búsqueda de la centralidad de la ciudad" y la "libertad de expresión".
"Ya fui demandado por la libertad de expresión en redes sociales y no sería nuevo", ha incidido, en referencia a la denuncia presentada en su día por el diario El Correo Gallego luego de un mensaje publicado por Noriega en el que criticaba la situación financiera del medio. La demanda fue archivada por la Fiscalía hace unos meses.
Así, ha teorizado con que situaciones de este tipo "lleva a preocuparte de cómo cotiza la libertad de expresión en estos momentos dependiendo de quien escuche qué cosas", para luego emplazar a revisar la "hemeroteca" sobre sus declaraciones relativas a este tema.
Asimismo, ha afirmado que la Unión Federal de Policía es "un sindicato con muy baja representatividad" en los cuerpos de seguridad que, además, según Noriega, lo han apodado "con adjetivos graves estos días". "Si quieren explorar la vía judicial que la explore", ha concluido.
NUEVAS OKUPACIONES
Por otro lado, cuestionado sobre la petición de algunos colectivos vecinales del Ensanche para que el ayuntamiento tome medidas que eviten okupaciones en edificios abandonados del Ensanche, Noriega ha asegurado que "todas las peticiones se acogen con respeto", aunque ha matizado que se trata de "propiedades privadas" por lo que es responsabilidad de los titulares "adoptar medidas".
En el caso del colegio Peleteiro --propiedad del 'banco malo' y al que accedieron parte de los manifestantes de la marcha del pasado sábado--, ha incidido en que el gobierno local está recibiendo "muchas quejas" por "la vegetación y el cuidado del inmueble".