Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Saénz de Santamaría quiere creer que Mas no hará nada ilegal

Soraya Sáenz de Santamaría y Artur Mas, en el aniversario de Expansióncuatro.com

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha afirmado que la ley de consultas catalana "nace muy debilitada en su validez constitucional", ya que el Consejo de Garantías Estatutarias la avaló por cinco votos frente a cuatro, y ha insistido en que cree que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, no convocará un referéndum independentista de manera ilegal.

"Quiero creer que va a respetar la ley", ha dicho en una entrevista en Onda Cero, en la que ha subrayado que una cosa es hacer "planteamientos" y otra distinta el comportamiento de un dirigente político, que ostenta un cargo cuya legitimidad deriva de esa ley.
Para Sáenz de Santamaría, que un representante político admita que no va a cumplir la ley es "muy duro en democracia", porque la ley "no es un capricho de los gobernantes sino la voluntad de todos". Así, no cree que haya "ningún ciudadano y mucho menos un representante político que diga la ley dice lo que dice pero yo hago otra cosa". "Me cuesta mucho creer que alguien esté dispuesto a saltarse la ley y lo que diga el Tribunal Constitucional", ha remachado.
Por eso, no ha querido ponerse en la hipótesis de qué haría el Gobierno si, en lugar del referéndum el 9 de noviembre, Mas convocase elecciones, las ganase ERC y un nuevo gobierno proclamase unilateralmente la independencia.
De hecho, ha dicho no saber si Mas tiene "plan B o C" para después del 9 de noviembre. "Cada uno tomará la decisión que políticamente crea que responde mejor a sus planteamientos, pero jurídicamente la Generalitat está obligada a cumplir la ley", ha insistido.
En ese sentido, ha dejado claro que no sabe si Mas convocará elecciones de manera inmediata, porque no se lo ha dicho. "Y no voy a dar ideas", ha bromeado. En todo caso, ha recordado que hay instituciones encargadas de hacer cumplir las leyes, empezando por el Tribunal Constitucional, y que la obligación del Gobierno es hacer cumplir la ley y explicar a los ciudadanos las ventajas de una España "unida, fuerte y que hace reformas".
"DIÁLOGO Y LEY ANTES Y DESPUÉS DE CUALQUIER FECHA"
La 'número dos' del Gobierno ha insistido en que la posición del Ejecutivo con Cataluña es "diálogo y ley, antes y después de cualquier fecha", y ha remarcado que llevan meses hablando de asuntos que tal vez no son "las prioridades del señor Mas pero sí son las del Gobierno", como ayudar a la Generalitat a superar una "situación financiera muy difícil", que ha atribuido "probablemente a la herencia" del tripartito.
"El Gobierno lo es también de los catalanes y nos preocupan exactamente igual que el resto de los ciudadanos", ha dicho, asegurando que el Ejecutivo trabajará por la recuperación económica de la comunidad.
En concreto, se ha referido a la veintena de peticiones que Mas llevó a la Moncloa cuando se reunió en julio con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y ha precisado que es están estudiando, y que algunas podrán llevarse a cabo y "otras quizá no".
Sáenz de Santamaría también ha destacado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha hablado en varias ocasiones sobre Cataluña con el nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con el que espera tener el mismo "núcleo de respeto y entendimiento" que con su antecesor Alfredo Pérez Rubalcaba. De hecho, cree que PP y PSOE "están llamados a entenderse en temas importantes", como el debate catalán, y que así lo están haciendo.
LAS CUENTAS DE PUJOL
Preguntada por el dinero en paraísos fiscales del expresidente catalán Jordi Pujol y si el Gobierno ha influido en la publicación de su patrimonio, ha asegurado que el Ejecutivo "lo que hace es respetar los procedimientos", sean judiciales o de la Agencia Tributaria.
Tras puntualizar que si ella puede hablar del asunto es porque el principal afectado ha reconocido que incumplió sus obligaciones tributarias, ha recalcado que deben seguirse los procedimientos de Hacienda "y en su caso judiciales" y aplicarse "la legislación vigente, como a todo el mundo".